Un 'sermón' para los conductores, a propósito de la Semana Mayor

Estos días son propicios para replantear nuestra actitud al volante y ser mejores conductores.

Redacción Motor

11:21 p.m. 03 de abril del 2015

Seguramente cuando usted esté leyendo este artículo, estará en la piscina o en la playa, aplicándose el bronceador, o el ‘Nopikex’ para evitar el Chikungunya, disfrutando del campo o preparando un buen asado; y ya debe haber visto todas las versiones y repeticiones de El mártir del calvario.

También, aunque ya habrá hecho la mitad del recorrido de su paseo de Semana Santa, todavía le quedan otros cientos de kilómetros por andar, el regreso. Y no es por amargarle el rato, pero súmele a eso la entrada a Bogotá.

Tranquilo, siga aplicándose el bloqueador solar y continúe leyendo estas ‘siete palabras del conductor’ que hemos preparado en esta época tan especial para reflexionar y cambiar de actitud al volante.

Al igual que el famoso programa que lleva años en nuestra televisión, ‘El minuto de Dios’, que no dura un minuto, estas ‘siete palabras’ son más bien unos párrafos dedicados a revisar la forma como nos comportamos en las vías y otras cosas más que le pueden servir hacia el futuro. Pongamos primera.

Reciprocidad
¿Se le ha ocurrido pensar que cualquier maniobra riesgosa que cometa lo puede afectar a usted, a su familia o a sus acompañantes? No bajar las luces, sobrepasar en sitios prohibidos o de alto riesgo, no mantener las distancias reglamentarias. Es como ponerse en los zapatos del otro. Si pudiera ver sus acciones al volante desde otro carro, ¿las consideraría de un buen o mal conductor? Tenga en cuenta que todas sus maniobras tendrán efecto en los demás usuarios de las vías, así que un comportamiento adecuado mejorará la experiencia y la seguridad de todos. Cambie de actitud, empiece por ceder el paso cuando se lo piden con las señales, cédales el carril a los peatones en los cruces, y tenga cuidado con los ciclistas y motociclistas. Ellos también tienen derechos.

Sea precavido
Lleve las cosas que son esenciales en su carro, no lo sobrecargue de equipaje ni obstruya los vidrios traseros con maletas que le impidan la visión, es muy peligroso. Revise que sus seguros no estén vencidos ni otros documentos del carro. Si va de viaje, cargue la llave de repuesto de encendido en una de sus maletas con la ropa. No olvide donde la pone. Si pierde la llave o la deja adentro, solucionará rápido el problema.

Tranquilidad
Los problemas familiares se quedan en la casa y los laborales en la oficina. Para ellos no hay espacio en su carro. No maneje si está enojado ni mucho menos se desquite con otros usuarios de las vías. Cálmese. Escuche su música preferida o piense en algo que lo relaje. Usted no sabe con quién se va encontrar en un roce en la vía y las disputas verbales pueden desencadenar graves agresiones físicas.

Anticipación
Esté siempre preparado para todo. Vaya un paso más adelante y anticípese para evitar cualquier situación que lo ponga en riesgo: un animal, un peatón o un ciclista que cruzan intempestivamente, o una maniobra inesperada de otro conductor. Esté alerta. Esto aplica para otras cosas, como saber que problemas como las fallas de su carro por no revisarlo a tiempo, el dinero para el viaje o la vigencia sus documentos, no los puede arreglar cuando ya está en la carretera.

Salud
Así como le dedica tiempo y dinero a su carro para tenerlo a punto y prepararlo antes de un viaje, también es importante que cuide su salud y su condición física. No maneje por periodos prolongados, pare, haga ejercicios de estiramiento. No ingiera comidas pesadas si va a conducir ni le ‘meta la muela’ a la bandeja paisa más grande que encuentre en el camino. Recuerde que comer en exceso produce somnolencia.

Recapacite
Reevalúe su comportamiento al volante. ¿Cómo le fue en su viaje de ida y qué cree que podría hacer mejor? La seguridad en las carreteras depende en gran parte de quienes las usen y la forma en que lo hacen, así que cada decisión que tome estando al volante, para bien o para mal, traerá varios efectos. De usted depende de qué tipo sean.

Experiencia
¿Qué tanto sabe manejar? Hace poco tiempo el desaparecido Fondo de Prevención Vial hizo un estudio al respecto. La mayoría de los colombianos encuestados respondieron, palabras más palabras menos, que eran unos ‘expertos’. ¿Sabe cosas elementales como coger correctamente el timón o sentarse en el carro? En Estados Unidos esta es la falla más frecuente de los principiantes y allá son muy exigentes en las pruebas. ¿Qué tan bien conoce su carro? ¿Conoce las carreteras por las que transita? Sin importar el carro, hay que conocer y estar consciente de sus límites de potencia, tracción, frenado y maniobrabilidad.

 

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.