Shell vaticina que en 2070 los carros ya no usarán diésel, ni gasolina

En su reporte más reciente, Shell ha predicho la muerte de los autos con motor de gasolina y diésel debido a un progresivo declive en el uso de combustibles líquidos que comenzará a partir de 2035.

Redacción Motor

04:55 p.m. 22 de enero del 2014

Con ese pronóstico, la petrolera sentencia que para ese tiempo, los autos de motor convencional (gasolina/diésel) estarían extintos; abriendo paso a otros horizontes más convenientes para la propulsión de las máquinas, encontrando soluciones en un futuro a mediano y largo plazo.

Un detallado análisis de 46 páginas revela cómo ve Shell el futuro escenario económico de los combustibles y añade que hacia 2070, el mercado de pasajeros por carretera podría habría casi que dejado de usar derivados del petróleo. La firma también confirma que finalizando el siglo habrá un amplio despliegue de la infraestructura del hidrógeno, que a su vez desplazará la demanda de petróleo para movilización de pasajeros y cargas pesadas.

Shell pone como ejemplo a Toyota, que ya ha dado sus primeros pasos en el mundo de los vehículos impulsados ​​por hidrógeno, con el concepto FCV presentado en Tokyo Motor Show de noviembre pasado. En teoría, los vehículos con hidrógeno le representan a sus conductores una conducción libre de emisiones, además sin la preocupación de la autonomía que corresponde a los eléctricos.

Sin embargo, Shell reafirma que la demanda de petróleo aún no ha alcanzado su punto máximo y que eliminar completamente la demanda de petróleo en el transporte por carretera de todo el mundo es una tarea colosal. Sin embargo, el aumento de la eficiencia de los vehículos, el uso de gas natural, electricidad e hidrógeno, lograrán un declive en el uso de combustibles líquidos para el transporte de pasajeros por carretera después de 2035.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.