Sigue 'carameleo' con los límites de velocidad

El Ministerio de Transporte sigue sin acatar la ley y los fallos judiciales. Dejó en manos del Inco e Invías la realización y contratación de los estudios, pero el Invías ahora dice que no hay plata

Redacción Motor

05:00 a.m. 30 de octubre del 2009

Mientras miles de conductores siguen siendo víctimas de los comparendos por parte de la Policía de Carreteras por sobrepasar los 80 kilómetros por hora en las vías nacionales, el Ministerio de Transporte le sigue haciendo el quite a la reglamentación de la Ley 1239 de 2008 que autorizó el aumento  de los límites de velocidad en el país. 

Y por cuenta de ese incumplimiento, el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego se está exponiendo  a una sanción consistente en multa o arresto, pues el martes pasado, en un juzgado de Bogotá fue interpuesto un incidente de desacato en contra del funcionario. 

Todo esto, porque el Ministerio de Transporte ha hecho caso omiso de los mandamientos, desde la misma Ley 1239 que delegó en esa cartera la responsabilidad de  acometer la debida regulación y señalización de las carreteras nacionales, hasta una sentencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, que lo conmina a hacer los estudios técnicos y proceder a señalizar las vías. 

Ese Tribunal le dio un plazo de cinco meses al Ministerio -que se venció en septiembre pasado- para que cumpliera con la ley, pero todo indica que de nuevo le están escurriendo el bulto a las decisiones judiciales. 

"Vehículos" conoció apartes de las respuestas que el Ministerio de Transporte dio a un derecho de petición en el que se les indaga por el incumplimiento de los fallos judiciales. Palabras más, palabras menos, esa cartera le tiró la pelota al Instituto Nacional de Vías (Invías), y al Instituto Nacional de Concesiones (Inco). 

En sus respuestas, el Ministerio indica que mediante oficio 20094230139261 del 7 de abril de 2009 le remitió al Inco y a Invías copia de la sentencia de segunda instancia del Tribunal de Cundinamarca para que esas entidades elaboraran o contrataran los estudios requeridos para que luego el Mintransporte expidiera la regulación ordenada. 

La explicación es que "el Ministerio tiene como objetivo principal formular y adoptar políticas en materia de transporte, mientras que esas entidades son las responsables de la ejecución de las políticas, estrategias, planes, programas y proyectos de la infraestructura concesionada y no concesionada de la red nacional de carreteras".  

Pero lo peor es que después de 15 meses de entrar en vigencia la Ley y de vencerse los plazos otorgados por el Tribunal, el Ministerio responda que "para el 7 de septiembre el Invías no había avanzado en la contratación de los estudios por carencia de presupuesto para cumplir en su totalidad con el requerimiento judicial". 

En esas respuestas no se informa si el Inco ya la presentó al Ministerio los estudios o cuál parte de los mismos ya fue adelantada por el Invías.

Vehículos indagó tanto con el Inco como con el Invías sobre el estado de los estudios o su contratación, pero al cierre de esta edición no había una respuesta. 

Por la desidia y la falta de acciones del Ministerio en la reglamentación de la Ley es que el profesor e investigador de la Universidad del Rosario Manuel Restrepo Medina, solicitó al Juez 3º Administrativo del Circuito de Bogotá, encargado de hacerle seguimiento al cumplimiento de la sentencia proferida por el Tribunal, adelantar un incidente de desacato por medio del cual se pretende apremiar al Ministerio a que cumpla. 

Así, mientras el Ministerio de Transporte se desembaraza de su responsabilidad, dejándosela al Inco y al Invías, y argumentando que "no hay plata", los conductores siguen pagando costosas multas sin poder hacer nada ante los policías que los asechan en las carreteras con sus cámaras y radares en sitios donde es perfectamente seguro y lógico andar a velocidades superiores a los 80 kph. Y más, teniendo en cuenta las dobles calzadas que el Ministerio está construyendo en las cuales se busca una mayor rapidez de desplazamientos.    

La Ley 1239  de 2008 

El 25 de julio del año pasado, el presidente Álvaro Uribe sancionó la Ley 1239 que permite aumentar los actuales límites máximos de velocidad en ciudades y carreteras nacionales.  

Esta Ley fijó en 80 kilómetros por hora en la ciudad la velocidad máxima, y de 120 en carreteras nacionales para carros de uso particular. Mantuvo los actuales límites en zonas escolares, y estableció que los vehículos de transporte escolar, de transporte público de pasajeros y de carga deberán respetar los límites actuales (60 kph en ciudades, y 80 kph en carreteras). 

La Ley 1239 obliga al Ministerio de Transporte, a gobernadores y alcaldes a acometer la debida señalización de estas restricciones, y a establecer la velocidad máxima y mínima en las zonas urbanas y en las carreteras nacionales y departamentales "de forma sectorizada, razonable, apropiada y coherente con el tráfico vehicular, las condiciones del medio ambiente, la infraestructura vial, el estado de las vías, visibilidad, las especificaciones de la vía, su velocidad de diseño y las características de operación de la vía." 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.