Simuladores de conducción, una herramienta tecnológica eficaz en el entrenamiento de conductores

Estas máquinas permiten la reproducción virtual de cualquier sistema de transporte, sea aéreo, marítimo o terrestre, para capacitar o evaluar a conductores en diferentes condiciones 'reales'.

Redacción Motor

08:30 p.m. 22 de noviembre del 2013

Estos aparatos equipados con alta tecnología han sido utilizados desde hace varios años por la industria con el objetivo de capacitar a sus conductores, pilotos, operarios y navegantes, ya que están en la capacidad de reproducir sensaciones y experiencias idénticas a las de la realidad.

Técnicamente el simulador reproduce sensaciones físicas (velocidad, aceleración, percepción del entorno) así como el comportamiento de la máquina que se pretende simular.

Para recrear dichas sensaciones se recurre a complejos mecanismos hidráulicos comandados por potentes ordenadores, que mediante modelos matemáticos consiguen reproducir sensaciones de velocidad y aceleración. Y para reproducir el entorno exterior se emplean proyecciones reales donde opera el vehículo.

“Mediante esta tecnología es posible dar soporte a procesos de entrenamiento, evaluación de conductores, se mejoran los índices de productividad en el transporte, se capacita en manejo defensivo y se reduce la accidentalidad en carreteras”, afirma Gabriel David Castillo, gerente general de Kirvit Ltda., empresa que diseña y desarrolla software para simuladores de vuelo y conducción en Colombia.

El valor agregado de estos equipos viene siendo la versatilidad que tiene un simulador al colocar diversos escenarios y situaciones en un mismo sitio.

De esta manera, el instructor puede calificar y entrenar al conductor, en como maniobrar un vehículo, incluso en condiciones más extremas de manejo, sin correr peligro de sufrir un accidente real. Hoy en día la tecnología permite que se pueda recrear la ruta real por donde va a transitar a diario un vehículo. “Esto se hace con base en fotografía satelital y diseño de las vías originales”, afirma Castillo. “La versatilidad de estos equipos permite que nos adecuemos a las necesidades puntuales y concretas de los usuarios”.

Por otra parte, el simulador puede convertirse en una herramienta de apoyo, que podrían utilizar los Centros de Enseñanza Automotriz, empresas transportadoras de carga y de pasajeros.

Mediante el sistema se podrían reducir los índices de accidentalidad debido a que el simulador identifica problemas y vicios en la conducción y evidencia malas posiciones de manejo. Sirve además para evaluar el conocimiento de las normas y señales de tránsito.

Aplicaciones en el deporte

*Los pilotos de alto rendimiento pertenecientes a categorías como la Fórmula Uno tienen simuladores en los cuales practican durante la época en que no están permitidos ni los entrenamientos ni los test de pretemporada.

*La GT Academy es un programa de jóvenes talentos organizada por Nissan y Sony Computer Entertainment a nivel mundial, basado en simuladores. De este programa han salidos pilotos que compiten en los circuitos por todo el mundo en autos deportivos de alto desempeño de Nissan.

Grandes simuladores en Colombia

En el país existen varios simuladores de alto nivel. Avianca tiene en Bogotá desde 2010 un equipo de alta tecnología para el entrenamiento y la actualización de sus pilotos en las aeronaves Airbus A-320 y A-319. En la mina de carbón de El Cerrejón, en La Guajira, hay equipos para los conductores de los gigantescos camiones Euclid y Caterpillar que transportan el carbón de la mina al puerto, mientras que en Bogotá, TransMilenio también capacita a sus operarios en estas máquinas.

Costos de la tecnología

Un simulador desarrollado y diseñado en Colombia, configurado con escenarios reales del país, puede tener un costo de entre 200 y 350 millones de pesos. Mientras que uno de origen extranjero cuesta entre 500 y 600 mil euros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.