Sistemas de infoentretenimiento para facilitar la vida a bordo se pueden volver fuente de descuidos

Avances como emparejar el celular de forma inalámbrica para hacer y recibir llamadas, dar comandos por voz y que el carro "obedezca" y que los mensajes sean leídos, son de las tecnologías más comunes.

Redacción Motor

05:58 a.m. 13 de febrero del 2015

Para una gran mayoría de personas conducir un vehículo es meramente un medio para ir de un punto ‘A’ a un punto ‘B’ de una forma cómoda y evitando los malestares del perverso servicio público, principal razón por las que muchas personas deciden comprar carro.

Es así como cada fabricante destina gran parte de su presupuesto al desarrollo de nuevas tecnologías de conectividad y entretenimiento para sus autos, pues la demanda por este tipo de sistemas es cada vez mayor y en un mercado tan competido ninguna marca quiere rezagarse.

Por eso prácticamente todas las marcas ofrecen en sus vehículos el mayor equipamiento de este tipo que sea posible, pero la verdad es que salvo pocas excepciones estos sistemas no funcionan como deberían, son complicados de usar y, en últimas, terminan acaparando toda la atención del conductor, quien debería estar pendiente de la vía.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Utah realizado en años pasados, los sistemas manos libres no se traducen en estar libres de riesgo, pues entre más tareas se le pidan al cerebro y a medida que las distracciones aumentan, los tiempos de reacción de la persona se reducen.

Al conectar a varios conductores a un dispositivo electroencefalográfico dentro de un vehículo equipado con cámaras para seguir los movimientos de ojos y cabeza, y un dispositivo especial para medir tiempos de reacción, se estableció que escuchar y responder correos electrónicos activados por voz es un riesgo máximo, pues desvió la atención mucho más que hablar por teléfono (incluso con sistema manos libres).

En busca de mitigar estos riesgos algunos carros no permiten que los sistemas se manipulen mientras el vehículo se encuentra en movimiento, una gran medida de seguridad. ¿La desventaja? El acompañante tampoco puede realizar ninguna operación. También se han desarrollado los head-up display, que despliegan información relevante en el parabrisas para que el conductor no desvíe la mirada del camino, y el frenado automático, que al detectar un obstáculo y la falta de intervención del conductor, realizan esta tarea por sí solos para evitar el impacto.

Podríamos asegurar que la persona que cruza la calle o el niño que salió a recoger el balón preferiría que el conductor del vehículo que va directamente hacia ellos esté poniendo atención a la vía en vez de delegar sus reacciones al vehículo y centrar su atención en la consola central. Y aún más en Colombia, donde la gran mayoría de carros carece de elementos de seguridad que ayuden a mitigar los riesgos, los daños y las lesiones.

Si bien es cierto que los más recientes desarrollos buscan un balance entre el entretenimiento, funcionalidad, practicidad y seguridad, y que con el paso del tiempo los irán perfeccionando, el llamado es para los usuarios que deben tomar responsabilidad al ponerse tras el volante. Muchas veces, un mensaje que sin problema puede dar espera se convierte en la espera de familiares por un parte médico.

 

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.