¿Por qué algunos sistemas de seguridad se pagan caro en Colombia?

Mientras en Europa y Estados Unidos la seguridad pasiva es un equipo obligatorio y de norma en los carros, en Colombia es un lujo. En Brasil y Argentina serán obligatorios el ABS y los dos airbag.

Redacción Motor

05:00 a.m. 14 de mayo del 2010

Desde el año 2003, la Unión Europea comenzó a impulsar de forma progresiva el sistema ABS (Antilocking Brake System o sistema antibloqueo de frenos) en todos los modelos fabricados en Europa. Y a partir del año entrante, será obligatorio para todo el parque automotor el sistema de asistencia al frenado de urgencia (AFU), y en el 2012 los vehículos nuevos que se vendan deberán tener control de estabilidad electrónico como equipo de serie. 

En Colombia, como se dice en el argot popular 'estamos en pañales' y no hay ni siquiera indicios de que a las autoridades o a los organismos de prevención vial se les haya pasado por la cabeza medidas como èstas que reducirían de manera sustancial las víctimas fatales en accidentes de tránsito o la severidad de las heridas por esta causa. 

En Europa y Estados Unidos ya son equipo de norma en todos los vehículos hace muchos años los 'airbag' (bolsas de aires). Y para no ir tan lejos, basta echar un vistazo al vecindario. En Brasil, por ejemplo, se promulgó una ley que pone como plazo el año 2014 para que todos los automóviles que se vendan, bien sea de fabricación local o importados, deberán contar con ABS y airbag para conductor y acompañante como mínimo. Argentina no se quedó atrás y optará por las mismas exigencias de seguridad pasiva y activa para todos los autos que se vendan a partir del 2014. Incluso, va un poco más allá pues allá exigirán dentro cuatro años apoyacabezas para todos los pasajeros, dispositivo de alerta acústica de cinturón de seguridad y encendido automático de luces. 

En Colombia, un lujo 

Mientras eso pasa en países vecinos, en Colombia estas ayudas son consideradas un accesorio o 'lujo' que encarece el costo de los vehículos y su precio aleja a los compradores de las vitrinas. En nuestro país, accesorios tan elementales y vitales para un mejor desempeño de los automóviles, como las direcciones asistidas, los apoyacabezas, las cajas automáticas,  o el aire acondicionado, son lujos que el Estado grava con aranceles muy costosos y después a ese precio final lo castiga con el IVA. Por supuesto, ni hablar de sistemas como el antibloqueo, los airbags y los controles de estabilidad. 

"El fisco acá piensa todo lo contrario, como creen que el carro es suntuario hay que sacarle más plata al consumidor. Los vehículos son costosos porque tienen accesorios que protegen la vida, hay que cambiarle esa mentalidad a las autoridades", aseguró Oliverio García, presidente de la Asociación Nacional de Vehículos Automotores, Andemos). 

El vocero de los importadores agregó que, por el contrario, el estado debería incentivar el uso y comercialización de  vehículos que vengan de fábrica con los elementos de seguridad activa y pasiva. "Hay que desgravar los accesorios o darles un beneficio tributario, bajarles el IVA, lo ideal sería quitarles el arancel a todos los carros. Darles un incentivo tributario".  

Para confirmar estas apreciaciones, hicimos el ejercicio de indagar en concesionarios de Bogotá por el precio de algunos de los vehículos más populares del mercado, 'pelados' y con 'todos los fierros'. La diferencia de precios es abismal. (Ver abajo: Más confort, menos seguridad) 

Vehículos de EL TIEMPO indagó con varias instancias gubernamentales para establecer si hay  alguna iniciativa o avances sobre este tema, pero no hay ni asomos de que esto sea tenido en cuenta. Incluso, a una funcionaria hubo que explicarle qué eran y cómo funcionaban los sistemas de ABS y airbag.  

Es más, según explicó otro funcionario que pidió no ser citado, de existir una iniciativa así, ésta tendría que ser consensuada con el Ministerio de Hacienda y la DIAN, por aquello de los impuestos y aranceles; con el Ministerio de Transporte para su reglamentación y aplicación  y hasta con la Superintendencia de Industria y Comercio. 

Más confort, menos seguridad 

Los avances de hoy en seguridad activa y pasiva pueden compararse a lo que significó en su momento el cinturón de seguridad que comenzó siendo un elemento opcional y, en la actualidad son imprescindibles para la seguridad vial. 

Además, son también un tema cultural, pues muchas veces los compradores prefieren pagar más por elementos de confort (un buen radio, aire acondicionado, portavasos, vidrios y techos eléctricos, etc.), o los que mejoran la apariencia del carro (pintura, 'spoilers', boceles), en detrimento de los que mejoran las condiciones de seguridad. 

Los precios de vehículos más populares y/o más vendidos dan idea de la situación: Por ejemplo, un Chevrolet Spark básico cuesta 21.490.000 pesos; Y el Spark Go! con dirección hidráulica; aire acondicionado; bloqueo central; elevavidrios eléctricos delanteros; sunroof y equipo de sonido con cd, mp3 y entrada auxiliar se sube a 26.990.000 pesos. En cuanto a seguridad, Chevrolet lo promociona con barras laterales de acero, que son obligatorias en todos los carros homologados en países con reglamentaciones de seguridad serias; carrocería con zonas de deformación progresiva; jaula de seguridad en el habitáculo y cinturones de seguridad y apoyacabezas en todos los puestos. No habla de ABS ni airbag. 

Un Aveo Family, el más económico de este modelo cuesta 25.990.000; con airbag para el conductor hay que pagar 30.290.000 pesos; y por el Emotion, 'full equipo' que ya viene con ABS y dos airbag hay que desembolsar 37.990.000 pesos. 

En Renault, su carro estrella, el Twingo cuesta 23.450.000 pesos, viene con aire acondicionado, vidrios eléctricos y airbag de piloto. No trae ABS. 

El Renault Sandero básico cuesta 33.000.000 de pesos, y con ABS y airbag de piloto y copiloto 35.500.000 pesos. 

Por los lados de Hyundai, un Santro cuesta 21.990.000 pesos y con aire acondicionado y vidrios eléctricos 24.690.000 pesos; mientras que el Getz cuesta 30.790.000 con aire acondicionado. Ninguno de los anteriores trae ABS ni airbag. Para subirse a un auto de la marca coreana con estos 'juguetes' hay que girar un cheque por 40.390.000 pesos. Con esa plata usted salir manejando un Accent Vision sedán. 

La seguridad y la accidentalidad 

La semana pasada, fue presentado el "Informe Forenses 2009": datos para la vida. Allí se dice que el año pasado, en solo automóviles, hubo 3.048 lesionados y 648 muertos en accidentes de tránsito. 

En la Unión Europea, las cifras de accidentalidad fueron las que llevaron a que las autoridades a impulsar la obligatoriedad como equipo de norma de todos los vehículos el uso de sistemas de seguridad pasiva y activa. 

En Colombia, la seguridad vial hace énfasis en acciones como controles de velocidad, 'operaciones freno', revisión técnico mecánica o controles por consumo de alcohol, todos ellos castigados con costosas multas. Y la accidentalidad, es generalmente atribuida por las autoridades a 'fallas mecánicas'. 

Por el contrario, no hay asomos de ir hacia donde va el resto de la civilización en un país con vías construidas sin especificaciones técnicas adecuadas, sin zonas de seguridad, con señalización deficiente, a lo cual se suman una geografía difícil y unas condiciones climáticas cambiantes. 

En esas condiciones, ayudas como el sistema antibloqueo de frenos o control de estabilidad son más que necesarias porque han probado ser efectivos pues ayudan a evitar errores de frenado que en muchos casos atenúan la gravedad de los accidentes.  

El otro aspecto que juega un papel clave es la impericia de muchos conductores cuando ocurre una emergencia. Muchos se asustan frente un peatón, un obstáculo, un carro que aparece de la nada o en las curvas. Saber frenar es tan importante, al punto que en el argot del automovilismo deportivo, se dice que quien gana las carreras no es el que más corre, sino el que sabe frenar. 

ABS: Qué es y cómo funciona el ABS 

El Antilocking Brake System (sistema antibloqueo de frenos) ABS lleva 32 años en la industria del automóvil desde cuando la firma alemana Bosch lo inventó en 1978. Muy poco tiempo después fue adoptado por Mercedes Benz en sus Clase S y BMW en la Serie 7. 

Lo que hace el sistema es evitar que en caso de una emergencia de frenada brusca, alguna de las llantas, o todas, se bloqueen. Si la rueda se para, el carro queda soportado sobre una banda muy pequeña de caucho y la adherencia es insuficiente por lo cual sigue derecho, no obedece a los controles y la distancia de frenado se alarga considerablemente. O también el automóvil se desestabiliza y empieza a patinar o a girar (hacer trompos).

 Lo fundamental es que sin importar cuán intensa sea la frenada, las ruedas sigan girando todas a la misma velocidad con lo cual el carro obedece a la dirección y se pueden evitar los obstáculos, bien sea por una maniobra evasiva o porque el vehículo se detiene a tiempo.

Gracias al ABS, el piloto puede aplicar los frenos con la intensidad que desee y el sistema se encarga de evitar que una rueda se detenga. Para ello, hay lectores de rotación en cada eje y cuando se detecta que una llanta va más despacio que otra, de inmediato a través de un computador el ABS le resta presión hidráulica a esa llanta para que no se bloquee. Es casi imposible que en una situación de pánico, una persona tenga los reflejos y conocimientos para dosificar la frenada levantando el pie del pedal central por lo cual el computador asume esas funciones.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.