Skoda Superb 1.8 TFSI: Sobrado en calidad y comodidad

El auto más lujoso de la marca checa reúne la elegancia de un sedán de lujo con la practicidad de un auto familiar. La seguridad es tal que hasta se parquea solo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 09 de julio del 2010

La estampa elegante y a la vez deportiva del Skoda Superb 2011 es carta de presentación suficiente para voltear las miradas de quienes gozan con los vehículos modernos y 'cachetudos'.

Quizá sean sus atributos físicos, quizá su gran tamaño de 4,8 metros (podría ser un poco más pequeño), lo cierto es que para entender lo que Skoda quiso transmitirles a sus clientes con esta berlina es necesario detallarla de afuera hacia adentro.

El Superb 2011 es un hatchback con pinta de sedán (¿o, al revés?)... el cual funciona, efectivamente, como hatchback y como sedán: basta oprimir un botón para que abra tan solo la tapa del baúl o para que se alce con todo y vidrio, y deje al descubierto el enorme espacio de carga. Esta doble función, a la que Skoda bautizó 'twin door', le da al vehículo un look exterior muy deportivo, con un panorámico trasero que luce integrado a su aerodinámica.

Otro acierto son sus puertas, especialmente las traseras: además de ser enormes y poseer un ángulo de apertura suficiente para un fácil acceso, incluyen cortinillas que  filtran los rayos del sol (el vidrio trasero también) y un espacio al interior de sus  tableros que hace las veces de paragüero. No importa si la sombrilla está mojada, igual se puede guardar allí, pues los canales internos de la puerta le permiten al agua escurrir fácilmente hacia afuera.

Una vez adentro, la cosa es a otro precio: asientos en cuero con control electrónico de altura, acercamiento, espaldar y lumbar y climatización independiente; millaré con incrustaciones de madera de palo de rosa; tablero moderno que incluye computador de abordo y pantalla multifunción táctil de 6,5 pulgadas para el radio con caja de seis CD y 10 parlantes y el asistente de parqueo;  control de radio y computador desde el timón; retrovisores y asientos con memorias.

'Sofá' trasero con apoyabrazos central, portavasos y portapapeles; climatización independiente de adelante; banca plegable para un mayor espacio del baúl; portagafas, techo corredizo, anclaje Isofix para silla de niños, vidrios eléctricos con control 'antiaprisionamiento', conexión de 12 voltios, airbag delanteros, laterales y traseros... 

El Skoda Superb 1.8 TFSI cuenta con un motor de 1,8 litros de inyección directa con turbo e intercooler, cuatro cilindros y 16 válvulas con distribución variable para un menor consumo de combustible, el cual desarrolla 160 caballos de potencia a 6.200 rpm.

Lo acompaña una caja automática secuencial de seis velocidades con doble embrague que hace casi imperceptible el avance o la disminución de los cambios y le permite una aceleración de 0 a 100 kph en 8,6 segundos, especialmente cuando se dispone del modo 'Sport', el cual permite un torque mucho mayor.

Muy buen jugador para la gama de autos de lujos, especialmente por su precio: 98 millones de pesos, bastante razonable a juzgar por sus excelentes prestaciones.

'PARK ASSIST', EL DESCRESTE
El enorme volumen del Skoda Superb y de otros vehículos de su tipo hacen difícil la maniobra de parqueo, razón por la cual este sedan incluye, dentro del paquete de ayudas, unos sensores de parqueo adelante y atrás que 'dibujan' el vehículo en la pantalla táctil y le advierten al conductor mediante señales visuales y sonoras que se está acercando demasiado a cualquier objeto.

Unido a estas, el 'Park assist', un dispositivo que le indica al conductor si hay espacio suficiente entre un auto y otro para encajar su carro. De ser así, basta accionar la reversa y el Skoda Superb se encarga de maniobrar el timón hasta que quede bien parqueado a lo largo de la calle, entre un vehículo y otro.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.