Qué tan ciertos son los mitos urbanos acerca del automóvil

¿De dónde vienen? ¿Quién se los inventó? Nadie sabe a ciencia cierta su origen, pero ahí están y cualquiera que tenga un vehículo los habrá escuchado en algún momento.

Redacción Motor

03:41 p.m. 04 de julio del 2014

A diario, en talleres, lavaderos o charlas con amigos se oyen consejos sobre los carros.

Unos tienen algo de cierto, otros son sólo historias arraigadas en la mente de los conductores y que para bien o para mal se convirtieron en tips populares. “Échele un banano”, le gritan al conductor al que le traquetea la caja cuando mete mal un cambio.

Burla o sarcasmo, lo cierto es que echarle un banano a la caja era un truco muy viejo utilizado por vendedores inescrupulosos de carros usados para esconder o ‘silenciar’ una falla de la transmisión ante el oído de compradores incautos.

Como este, hay muchos mitos urbanos. A continuación, algunos de los más populares:

La tracción trasera. No, no existe. La tracción es halar algo y la propulsión es empujar. Según el eje que tenga la motricidad, los autos son de tracción delantera, de propulsión, de impulsión trasera o mezclada, que se conoce mejor como 4x4.

Cuando hay neblina, a más luz mejor visibilidad. Falso. Normalmente la neblina no logra llegar al suelo o queda en una zona a pocos centímetros de este. Si pone las luces altas lo que hace es iluminar toda la niebla que le dará como resultado una gran pared de luz. Por eso los faros antiniebla van lo más abajo posible y se deben usar las luces medias.

Todo se ve mejor, más cerca del timón. Falso. Los brazos tienen que moverse cómoda y rápidamente, y en esa posición (como si estuviera ordeñando una vaca), ni un contorsionista sería capaz de hacerlo. Los brazos deben ir ligeramente flexionados.

¿Para qué un golpe de acelerador al cambiar de marcha? No sirve de nada, lo mismo que acelerar antes de apagar el motor. Las que se benefician son las gasolineras pues lo único que se logra es aumentar el consumo y hacer que los sincronizadores de la caja de cambios trabajen más.

Con las ayudas electrónicas, imposible tener un accidente. Los controles de tracción, de estabilidad, sistemas antibloqueo de frenos (ABS), bolsas de aire, cámaras y sensores de reversa no son ‘ángeles de la guarda’. Hay ‘chambonadas’ que ningún sistema puede corregir.

El carril rápido es el de la izquierda. Falso. En todas las vías hay una velocidad máxima permitida y en las de doble calzada siempre se debe circular por el carril derecho, el carril izquierdo es sólo para adelantar a los vehículos que van a una velocidad inferior a la máxima permitida. Cuando termina la maniobra de sobrepaso, hay que regresar al carril derecho.

El nitrógeno es mejor para inflar los neumáticos. Innecesario. El auto va a tener el mismo comportamiento que cuando se inflan con aire. La diferencia es que es casi inerte y no reacciona casi a la temperatura dentro del neumático y evita las pequeñas subidas de presión cuando se anda a alta velocidad continuamente.

Tiene más potencia un diésel que un motor a gasolina. La potencia de los motores se expresa en caballos de potencia (Horse Power, HP), kilovatios o caballos de vapor CV. Los CV o KW son una unidad de medida, y como tal da igual el combustible que los genere. Lo que ocurre es que los diésel tienen más par motor o torque, por lo que ‘empujan’ más con menos acelerador, a bajas revoluciones.

El pie sobre el embrague lo daña. Cierto. Es un mal común, y aunque usted crea que no pasa nada, siempre se ejerce algo de presión sobre el pedal, lo cual es suficiente para que haya un leve roce de la balinera con la prensa, reduciendo mucho su vida útil.

Los carros ‘full equipo’. No existen. En realidad esta es una adaptación del anglicismo full equipement que es como llamarían los ingleses y americanos un auto con todos los extras.

Los carros ‘cero kilómetros’. Esta es una forma de decir que se vende un auto nuevo, pero es casi imposible que un concesionario venda uno con 0 kilómetros, ya que desde cuando sale de la fábrica debe moverse por la misma planta, zona de talleres y de pruebas, incluso en pistas de ensayos, puertos, concesionarios, etc.

Las cajas secuenciales son un invento reciente. Mentiras. Desde la primera automática que puede tener ya un siglo, son todas secuenciales, es decir, pasan los cambios en orden. Como las de las motos, que son todas también secuenciales.

La inyección es electrónica. Falso. Es electromecánica pues funciona con un inyector que da paso mecánicamente a la gasolina y que a su vez es operado por un pulso eléctrico en una bobina. La que es electrónica es la señal que da los tiempos de apertura del inyector.

A motor nuevo, gasolina extra. Mentira. El octanaje de la gasolina de cada motor depende de su relación de compresión y las formas de las cámaras y se usa la que dice el fabricante. Más bien, cuando el motor está usado, hay carbón en las cámaras y cabezas de los pistones, se achican los espacios, sube la relación y puede venir el pistoneo que se cura con más octanos, es decir, con extra.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.