La Steed VLX 600, la 'custom' por excelencia de Honda, llega a la Colección Mitos de Dos Ruedas

Caracterizada por la suavidad y robustez de su motor V-Twin de 583 centímetros cúbicos, refrigerado por agua, entrega 39 caballos de potencia. Su transmisión es de cadena y tiene cuatro velocidades.

Redacción Motor

03:15 p.m. 29 de noviembre del 2013

En la década de los años 80, la fábrica de motos Honda presentó uno de los modelos más exitosos de todos los tiempos del segmento custom: la Shadow VT 600, que en otros países fue comercializada bajo el nombre de Steed VLX 600 o, simplemente, como VLX.

Su particular estilo se convirtió en estándar para este tipo de motos que, sumado a su gran confort y desempeño en carretera, enamoró a miles de ruteros que, de inmediato, conformaron clubes de fanáticos de este modelo alrededor del mundo.

La VLX 600 es una moto equili­brada, atributo que no sólo le abrió la puerta en los Estados Unidos, sino también en Europa, América del Sur y, sobre todo, en Filipinas y Tailandia, en donde logró una fuerte presencia.

Honda cesó la producción de la VLX en 1990 y la volvió a presentar un año más tarde, tan solo en color negro. En 1992 ofreció una versión en rojo brillante, mientras que en 1993 introdujo la más lujosa, llamada VT600D, con más detalles cromados.

Tras cuatro años sin mayores modificaciones, en 1999 Honda rediseñó el modelo para volverla más competitiva frente a la Yamaha 650 VStar y le añadió un nuevo guardabarros trasero con soportes para poder instalarle maletas a sus lados.

También modificó el cuadro de instrumentos y el manillar, lo que mejoró la posición de manejo respecto al modelo original.

Reclame mañana la Honda Steed VLX 600

Para obtener este modelo, recorte el cupón que circula mañana con EL TIEMPO, más 13.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

DATO
La Steed VLX 600 estaba disponible también con una versión de menor cilindrada de 400 cm3.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.