No cualquier taller puede hacer la revisión técnico mecánica

Los que presten ese servicio, deben constituirse legalmente en Centro de Diagnóstico Automotor y cumplir condiciones mínimas.

Redacción Motor

08:05 p.m. 16 de agosto del 2013

Aunque el Consejo de Estado habilitó a los talleres para que puedan hacer la revisión técnico mecánica y de gases (RTM), y que los centros de diagnóstico automotor (CDA) realicen actividades de reparación, mantenimiento y venta de repuestos, esto no es tan sencillo.

Lo primero que los propietarios de vehículos deben saber es que en el taller del mecánico de ‘toda la vida’, o el de la esquina, o el que tiene el aviso de ‘mecánica y latonería en general’, en ninguno de estos le pueden expedir el certificado de revisión técnico mecánica.

“Lo que ha sucedido no cambia el panorama, se ha hecho una mala interpretación. No es que automáticamente los talleres puedan hacer la revisión. No puede haber exclusividad de los CDA, pero los que quieran hacerla deben constituirse legalmente y cumplir con todas las exigencias”, explicó Gonzalo Corredor, presidente de ASO-CDA.

A su vez, el Ministerio de Transporte aclaró que, si los talleres de mecánica quieren hacer la inspección vehicular, tendrán que “convertirse en centros de diagnostico (CDA) para realizar la revisión técnico mecánica y de gases”.

Para que un taller de mecánica pueda ejercer esta actividad, debe cumplir con todas las disposiciones en áreas de infraestructura, personal técnico y operativo, equipamiento, licencias, seguridad informática, permisos y trámites correspondientes.

Además, para obtener la habilitación ante el Ministerio de Transporte, previamente debe contar con la acreditación bajo la norma ISO IEC 17020 que entrega el Organismo Nacional de Acreditación de Colombia, ONAC.

Para evitar confusiones, Fenalco Bogotá y ASO-CDA recomiendan a los usuarios verificar que, en realidad, el CDA al que acudan para la revisión técnico mecánica esté acreditado y cumpla con todos los requisitos.

‘Ni juez ni parte’
Gonzalo Corredor, presidente de ASO-CDA, asegura que el fallo del Consejo de Estado no cambia en mayor cosa la situación porque siempre ha existido la posibilidad de que entren nuevos actores al mercado.

No obstante, asegura que mezclar aspectos como la inspección vehicular con la reparación va en contra de la norma ISO IEC 17020 que contempla principios básicos de independencia, imparcialidad y transparencia, por lo cual, los talleres no podrían ser juez y parte al intervenir en las reparaciones y mantenimiento de los vehículos para –posteriormente– certificar su estado técnico mecánico y de emisiones contaminantes. “O se es taller de reparaciones, mantenimiento y venta de repuestos o se es Centro de Inspección Vehicular CDA”, dijo.

Los otros problemas de la RTM
La revisión técnico mecánica está afectada por la evasión de la medida por parte de algunos propietarios de vehículos, la falsificación de documentos o la expedición fraudulenta de los mismos. Un 57 por ciento de los vehículos evaden la medida.

No es un secreto que, en los alrededores de algunos CDA, talleres y personas inescrupulosas ‘alquilan’ llantas, amortiguadores y otras autopartes para que los vehículos ‘pasen’ las pruebas.

El temor de Fenalco y ASO-CDA radica precisamente en el hecho de que, ante la falta de cultura de algunos usuarios y la imposibilidad de que sus carros aprueben la inspección, se dispare la expedición de certificados falsos por parte de algunos talleres y los llamados ‘tramitadores’.

Otro de los problemas, según ASO-CDA, es la sobreoferta. En Colombia hay 320 CDA habilitados, de los cuales 64 están en Bogotá. “Con la capacidad instalada, trabajando de lunes a viernes, podemos revisar 25 millones de carros en Colombia”, dice Gonzalo Corredor.

Ahora, instalar un nuevo CDA tiene sus costos, aparte de tener que surtir todo el proceso de montaje, acreditación y habilitación, hay que sacar permisos, el uso del suelo, disponer de un área que, en promedio y según el tipo de CDA (motos, livianos y pesados), oscila entre 500 y 700 metros cuadrados, hay que instalar sistemas de gestión, ‘software’, salas de espera, pistas, áreas de trabajo y equipos. En promedio, instalar un CDA para motos cuesta entre 600 y mil millones de pesos; para vehículos livianos, entre 1.500 y dos mil millones de pesos. Y si es para motos, livianos y pesados, el costo se puede elevar a más de cinco mil millones de pesos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.