Un sólo tanque para ir en carro de Bogotá a Caracas y sobra

Casi 1.800 kilómetros puede recorrer sin recargar el Skoda Superb GreenLine que, con motor diésel, se convierte en el más eficiente de la marca checa.

Por Redacción Motor

05:00 p.m. 26 de agosto del 2015
Skoda Superb GreenLine

Skoda Superb GreenLine

Es una lástima que en nuestro territorio no sean populares los motores diésel que también pueden ofrecer unos dietéticos y sorprendentes consumos. El que pone ahora el punto más alto es el Skoda Superb GreenLine cuya autonomía sería de 1.800 kilómetros sin recargar.

Con esa capacidad, un conductor podría ir de Bogotá a Caracas y recorrer los 1.453 kilómetros por la ruta más directa que separa a las capitales y aún le quedaría diésel en el tanque para seguir andando.

Semejante inapetencia por el diésel depende de un eficiente motor turbodiésel de 1.6 litros y 120 caballos de potencia que sin ninguna alteración ofrecía un consumo de 4.1 litros por cada 100 kilómetros, pero que en la línea GreenLine ahora es de 3.7 litros, es decir, un galón por cada 100 kilómetros de recorrido.

No saquen cuentas pues por supuesto el tanque es de casi 18 galones. Para lo que si habría que hacer cálculos es para la mejora en aerodinámica del carro, que permitió bajar esos 0.4 litros.

Skoda Superb GreenLine 02

Skoda Superb GreenLine

el perfil influye mucho

Todos los puntos que podían ofrecer resistencia al avance o generar turbulencia se mejoraron en este nuevo Superb GreenLine. Tiene llantas de baja resistencia al avance y una suspensión a la que se le redujo la altura en 1.5 metros, la parte inferior delantera se cubrió, cuenta con un spoiler trasero que de verdad funciona y con una parrilla que minimizó sus entradas de aire.

Con estos sencillos cambios, el enorme sedán de casi 5 metros, tiene un reducido coeficiente de rozamiento de sólo 0.263 Cx, que es casi el mismo del Mercedes Benz Clase A, y uno de los más bajos en su segmento, sino el menor. 

Skoda Superb GreenLine

Skoda Superb GreenLine

Pero hay limitantes que quizá en nuestro mercado pasarían desapercibidas. La caja de cambios sólo tiene una opción manual de seis velocidades pues este auto no está pensado para el tráfico urbano sino para la carretera.

Y para no olvidarse de las emisiones, que en este auto pasan a ser de sólo de 95 gramos de CO2 por km, gracias a un sistema de reducción catalítica de óxidos de nitrógeno.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.