Los tapetes de los vehículos dejaron de ser un 'rollo'

Este accesorio se vendía para cuidar la alfombra, pero hoy es pieza clave para la seguridad y la personalización.

Redacción Motor

08:17 p.m. 19 de julio del 2013

Mucho camino han recorrido los pies de los conductores y muchos los tapetes que han pisoteado a través de los años para mantener intacta la alfombra de sus vehículos.

Todo empezó con un trozo de caucho cuadrado de color negro, que se blanqueaba con el uso y el abuso, pero apto para cuanto carro saliera de los concesionarios. Era tan ‘práctico’, que solo había que botarlo debajo de los pedales, no sin la advertencia de no mover mucho los zapatos durante la conducción para evitar deslizamientos inesperados de la pieza durante el recorrido o dobleces que pudieran afectar el correcto accionamiento, por ejemplo, del pedal del freno.

Hoy la cosa es distinta: no solo las alfombras están hechas para durar ‘toda la vida’: los tapetes que las protegen también están hechos con materiales especiales que no se desgastan con el uso y el abuso ni afectan la alfombra original del vehículo, gracias a los materiales con los que están hechos.

“El primer cambio importante es que de la alfombra tejida se pasó a la llamada ‘punto a punto’ –dice Camilo Pinilla, presidente de Industrias Campi, fabricante y distribuidor de tapetes para vehículo–. Las primeras ‘se iban’ completamente cuando se les salía un hilo, las segundas no tienen ese problema”.

Este paso fue posible también porque los vehículos pasaron de los pisos planos a pisos con la forma de su estructura. Esto les permitió a los fabricantes de tapetes crear piezas termoformadas según las curvas del modelo, es decir, tapetes que casaran perfectamente en un área específica de la base del carro para evitar movimientos.

Del caucho se pasó entonces al PVC, mucho más barato de producir, aunque muy resbaloso, así encajara a la perfección. Además, también se enrollaba y provocaba más de un susto cuando el conductor trataba de enderezarlo ‘a las patadas’.

Los fabricantes decidieron, entonces, incluirles picotas (salientes) en la base con las que mejoraron esos deslizamientos y, más adelante, velcros en las cuatro esquinas que los aseguraran aun más, así dañara la alfombra con cada remoción. Finalmente, y a raíz de un accidente que sufrió un modelo Toyota por culpa del tapete que llevaba debajo de los pedales, se diseñaron especies de anclajes que, con el velcro, mejoraron el ‘bailoteo’.

Hoy, las alfombras son sintéticas y los tapetes más eficientes son hechos con una tecnología llamada maxpider –patentada por una empresa de alfombras en Taiwán– que no solo permite eliminar los velcros y los anclajes, sino que es totalmente inamovible en el contacto con la alfombra.

“Esta tecnología ha tenido gran acogida en todo el mundo y hoy las marcas la están pidiendo para los tapetes con los que entregan los vehículos nuevos, con el logotipo incluido para personalizarlo aun más”, explica Pinilla. Son los que le fabrica su empresa Incampi a un sinnúmero de marcas que ruedan en el país, con medidas exactas y logos cocidos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.