La tarea que le falta hacer al Congreso de la República

Han pasado tres años, y proyectos clave para la seguridad vial y para modernizar el Código de Tránsito han estado engavetados.

Redacción Motor

08:09 p.m. 19 de julio del 2013

Este sábado comienza el último periodo legislativo de este cuatrienio, que será decisivo para que el Congreso y el Gobierno salden la deuda que tienen con los conductores colombianos, pues han pasado tres años y los proyectos que prometían mejorar las cosas en materia de tránsito y transporte, salvo algunas excepciones, no han pasado del primer debate.

Uno de ellos, el que fue promovido con bombos y platillos para modernizar el obsoleto Código Nacional de Tránsito (Ley 769 de 2002). Solo ha tenido un debate a pesar de que el Gobierno lo vendió como “una reforma integral enfocada en la seguridad vial, en la que se aspira a subsanar las incongruencias y errores del actual Código”.

Por la falta de trámite de este proyecto, están en el limbo normas como la que impone la obligación de que todos los vehículos que se importen, ensamblen o comercialicen en el país deberán incluir –como mínimo– sistema de frenos ABS, dos airbag, apoyacabezas y cinturones de seguridad en todas las sillas. Estaba previsto que esto fuera a partir del primero de enero de este año.

El proyecto también introduce drásticos cambios en la expedición de licencias de conducción, crea la licencia por puntos y hace más exigentes las normas de seguridad para los motociclistas. Esta reforma es urgente pues se requiere que el CNT se ponga a tono con el uso de nuevas tecnologías incorporadas al automóvil en los últimos 10 años.

Entre los proyectos de ley que más han avanzado, pero que están a mitad de camino (solo han pasado dos debates), figuran la creación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y otro en el que se adoptan medidas y disposiciones para agilizar los proyectos de infraestructura de transporte (ver recuadros).

Entre los nuevos proyectos que llegarán al Congreso en esta legislatura, y a raíz del debate suscitado por el accidente de la semana anterior en el que un conductor ebrio ocasionó la muerte a dos mujeres en Bogotá, se volverá a insistir (por tercera vez) en un proyecto de ley para endurecer las penas para personas que conduzcan en estado de embriaguez.

Estos son los temas gruesos en materia de tránsito y transporte, pero a los largo de estos tres años han sido radicadas otras iniciativas, unas que crean nuevas normas o reformas al Código de Tránsito, pero que a la fecha, en muchos casos, ni siquiera han sido tenido en cuenta para su primer debate.

Entre ellas está un proyecto de ley por medio del cual se restringiría la circulación de vehículos en zonas de playa; otro que crea la figura del Defensor de las víctimas de accidentes de tránsito; una iniciativa encaminada a promover medios de transporte que usen tecnologías limpias, y uno más, el que reglamentaría el uso de tricimóviles o bicitaxis en las ciudades.

Por último, hay uno bastante polémico, que facultaría a las secretarías u organismos de tránsito a rematar los vehículos inmovilizados que no sean reclamados por sus propietarios, pasados dos años desde el momento de en que lleguen a los patios. Los automotores serían vendidos en martillo público o “mediante la aplicación de otro procedimiento” que establezca la ley.

Atención a la seguridad en las vías

Crea la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), que se encargará de “articular a todas las entidades que desarrollan acciones de seguridad vial; cumpliría funciones en el área de planificación, regulación, información, control y campañas.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.