El temor de estar frente al volante, la amaxofobia, es un mal exclusivo de los conductores

El nombre viene del latín, significa 'fobia a los carruajes' y se manifiesta entre quienes, aun siendo aptos para manejar, sienten pánico de hacerlo.

Redacción Motor

09:38 p.m. 27 de diciembre del 2013

Como la mayoría de las fobias, el temor a sentarse frente al timón se manifiesta con sudoración en las manos, taquicardia, dolor de estómago y temblores. Son síntomas que se vuelven muy ‘incapacitantes’, al punto de que quienes los sufren cambian su rutina del día y hasta prefieren quedarse en la casa antes que sacar el carro del garaje.

Según estudios del Instituto de seguridad vial de la Fundación Mapfre, la amaxofobia (del latín: ‘miedo a los carruajes’) la sufren el doble de mujeres que de hombres y está asociada con estrés postraumáticos luego de haber visto o vivido un accidente de tránsito, aunque también con problemas depresivos.

Aparece –igualmente– si el afectado hace muchos años no maneja y se siente muy inseguro de volverlo a hacer; cuando sufre de otras fobias similares (miedo a volar o a quedarse encerrado) o por inseguridades y estrés crónico.

La Fundación Mapfre realizó un estudio en su país de origen, con el cual demostró que el 33 por ciento de los españoles con licencia de conducción reconoce sentir miedo en condiciones específicas de manejo –mal tiempo, falta de luz día o circular por vías desconocidas– y el 6 por ciento sufre de ‘amaxofobia incapacitante’.

Los más vulnerables

Mujeres mayores de 40 años, por estrés postraumático, luego de ver un accidente grave.

Hombres mayores de 60 años que ya no tienen los reflejos de antes.

Personas exigentes y excesivamente perfeccionistas, acostumbradas a tener control sobre todo.

Fuente: Fundación Mapfre

El remedio

Identifique las situaciones que le dan miedo al conducir y ordénelas de más a menos angustiosas.

Salga acompañado para enfrentar las rutas ‘miedosas’ y, mientras lo hace, sintonice música suave, cierre las ventanas y genere un ambiente agradable con el aire acondicionado.

Maneje los primeros días por trayectos cortos y, poco a poco, vaya aumentando el número de cuadras, siempre de día, evitando trancones y con buen clima.

La amaxofobia se puede combatir y curar; si no puede superarla, busque ayuda profesional.

Así se manifiesta al conducir

Poco a poco le va cogiendo miedo al timón en ciertas vías, hasta no querer manejar más. Por ejemplo, prefieren no manejar por carretera, luego en trancón, después en puentes, etc.

Mucho estrés cuando hay atascos sin explicación, o si se pasa al lado de un accidente de tránsito.

Maniobras bruscas, timonazos nerviosos, imposibilidad de circular en reversa.

Cambios súbitos de ruta para evitar las vías desconocidas.

En Colombia, miedo a que le rompan el vidrio y le roben la maleta o cartera.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.