'Terminator', el auto fantástico colombiano

Como sacado de una película de ficción en Medellín está rodando un carro cuyos poderes van más allá de lo imaginable. Una discoteca andante.

Redacción Motor

05:00 a.m. 19 de diciembre del 2008

Si usted es de los que piensan que un carro con personalidad casi propia, que siga a su dueño hacia donde él se lo pida, que llore, toque, cante, hable y acate órdenes era solo posible en las películas de ficción o en las series de televisión de los 80, está equivocado. Existe, y existe en Colombia, hecho e inventado en su totalidad por un paisa, loco, aficionado.

Fabio Gómez es un amante del automovilismo, del sonido y del tuning, que hace cuatro años abrió su propio taller con un único propósito: llevar su Dodge Dart y desbaratarlo para convertirlo en un potente robot.

Hoy su 'Terminator', como él mismo lo llamó,  descresta a todo el público que lo ve rodando por las calles de Medellín. Lo más interesante que tiene, entre sus miles de luces y aparatos, es que funciona a control remoto y por comandos de voz. "Es como un juguete de niños, pero para grandes", asegura su creador.

Gómez logró hacer de su Dodge Dart modelo 76 con motor v8, una discoteca rodante que, según él mismo, acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en cinco segundos y obedece órdenes a distancias cercanas a los 100 metros a la redonda.

Incorpora más de 125 accesorios, dos laser, tres luces strober, cuatro pantallas planas, un equipo de karaoke, un bar con nevera y bajo incluido, unas cámaras de humo y todo un equipo de sonido estereofónico con tres plantas, que lo llevaron a ser campeón nacional en sonido sobre ruedas en la Feria de las Flores del 2007 y 2008, y campeón de varios concursos departamentales en 'Tuning Hot Rod'.

Para completar y terminar de calentar la fiesta rodante, Fabio le dio a este auto fantástico colombiano otro detalle sorpresa: tiene lanzallamas en el exhosto. Seguramente con este detalle, el carro no pasa un examen de gases, pero sí dejará frita a su competencia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.