Tips para que aproveche su carro en cualquier tipo de carretera

No hay nada más saludable para un carro que recorrer largos tramos en los que se pueden utilizar todas sus prestaciones.

Redacción Motor

05:17 a.m. 03 de junio del 2011

En época de puentes, cuando miles de conductores salen a carretera es frecuente observar en algunos tramos vehículos varados. Muchos de ellos de modelo reciente. Esa escena es común por las carreteras de alta montaña como las que conducen a la capital como el Alto de Rosas, en la ruta Melgar - Bogotá o por La Mesa; y en otras como el Alto de la Línea, en la vía hacia el occidente del país. 

En esos sitios las 'recalantadas' de los motores son frecuentes, y si bien muchas de ellas obedecen a fallas de algunos componentes como mangueras en mal estado, fugas en el sistema o una deficiente sincronización del carro, gran parte de ellas también se originan en el mal manejo o uso inadecuado de la caja de velocidades y el motor. 

En esa 'falla humana' influyen muchos temores. De hecho, buena parte de las consultas que llegan a  la revista Motor y a esta sección tienen que ver con el 'susto' de muchos conductores sobre qué tan malo o 'peligroso' es llevar la aguja del tacómetro cerca de la franja roja.  

"Use el motor, no tema subirlo a hasta la línea roja. Para eso es. Lo peor es llevar el carro colgado", aconseja el director de Motor, José Clopatofsky. 

Además, en el punto alto del tacómetro es donde el carro aprovecha lo mejor de su motor y su potencia. Hay quienes creen que 'el carro es muy bueno porque sube en quinta'. Ese es el gran pecado de muchos conductores porque están forzando la máquina. En subida si el carro no progresa y no tiene acelerador, no dude en bajar el cambio. Use la caja, incluso no tema llegar a primera velocidad. 

Lo mismo aplica para los autos con cajas automáticas. No tema llevarlo en D3, o incluso en D2. Así el motor trabajará más eficientemente. 

Otro de los 'mitos' es llevar el carro a carretera. No hay nada mejor para un motor que largos tramos y exigente geografía. "Es mejor 1200 kilómetros Bogotá - Cartagena, que 2000 kilómetros en Bogotá, en donde el motor aspira polución, barro y toda clase de impurezas (...) El peor carro de segunda mano suele ser aquél que le ofrecen porque 'solo se usa de la casa al trabajo'. El carro es para gastarlo", dice José Clopatofsky. 

El carro es para usarlo, ¿pero cómo? 

Las nuevas tecnologías y el desarrollo de la industria del automóvil han evolucionado tanto que todos los vehículos son muy confiables y seguros, hasta el punto que muchas marcas extienden su garantía más allá de los 100 mil kilómetros. Eso ya da una idea de lo que puede y es capaz de hacer un carro. 

Pero a este también hay que ayudarle y para eso es preciso tener en cuenta algunas recomendaciones que evitan o reducen el riesgo de una varada. Son aspectos elementales, pero que al final sirven para hacer un uso más eficiente de la máquina cuando sale a carretera. 

En terreno plano, aerodinámica 'limpia' 

Hay que mantener 'limpia' la aerodinámica del carro. Esto es, no llevar 'armarios' en la capota, a menos que sean elementos (portaequipajes) diseñados de tal forma que no produzcan resistencia al avance. 

Vidrios abiertos, llantas desinfladas o una mala alineación juegan en contra y evitan una correcta o buena aceleración. Si las condiciones aerodinámicas son buenas hay necesidad de menos acelerador. Lo ideal en terreno plano es ir sobre las 3.000 rpm y en el cambio más alto.

Aire acondicionado. Déjelo prendido si está en tierra caliente. No apagarlo y prenderlo. Una vez la cabina está fría, el aire no prende sino durante el tiempo estrictamente necesario pues cicla automáticamente. 

En descenso, menos consumo 

En bajadas o descensos el consumo es mínimo. Hay que usar el cambio más corto, o bajar en el mismo cambio con el que subiría por ese mismo tramo para cuidar los frenos y no abuse de ellos para evitar el sobrecalentamiento. 

Ascenso en alta montaña 

En estos tramos es importante no llevar el carro 'colgado', usar la caja sin temor alguno y el motor incluso hasta los límites de la franja roja. Si se pasa, no hay problema, los carros modernos (inyección electrónica) tienen un limitador 'automático'. 

No permanezca detrás de otro carro durante mucho tiempo, pues le va a faltar aire al radiador y se recalienta. Si no puede pasar, deje un espacio o asome la trompa de su vehículo a la corriente fresca. 

Si de tomas maneras se calienta, abra la calefacción ya que esto permite un flujo adicional de agua. No quite la tapa del radiador hasta cuando el motor este frío. Échele agua al radiador por fuera, al panal. Si está caliente, aproveche y revise que el ventilador esté prendido. 

Cuando se produce un recalentamiento, es muy raro que haya un daño mecánico, salvo que sea una falla de puesta a punto del motor o el termostato bloqueado. No acepte de una recomendaciones de mecánicos "de carretera" que le dicen que hay que cambiar la bomba. 

Si no tiene refrigerante a la mano, use agua pura. 

Si nota síntomas de recalentamiento, trate de subir lo más rápido posible, de un 'jalón', hasta llegar a un sitio seguro donde pueda revisar el sistema y donde haya recursos como agua para atender la emergencia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.