TMax, la 'maxi-scooter' de Yamaha, llega a la Colección Mitos de Dos Ruedas

Este modelo tenía como virtud un buen rendimiento, pero en especial la excelente suspensión y la posición de manejo, que la hacían muy confortable para realizar viajes largos.

Redacción Motor

11:48 p.m. 05 de diciembre del 2013

Las scooters se convirtieron en las sucesoras naturales de las motos de baja cilindrada, como las históricas Vespa o Lambretta, dadas sus cualidades de ver­satilidad, dinamismo y bajo consumo.

Este segmento de motos es hoy en día un ícono de la movilidad, para el complicado tránsito de las grandes metrópolis aunque hasta hace unos años nadie consideraba realizar un viaje de larga distancia en una motocicleta de dichas características.

Sin embargo, esta idea cambió cuando, a mediados de los años 90, surgieron las maxi-scooters, una categoría constituida por motos de mayor tamaño con motores más complejos y potentes y una mayor capacidad de carga.

En 1996, Yamaha presentó inicialmente en el mercado la Majesty, considerada el primer modelo de este tipo de scooters, sin embargo, fue a mediados del 2000 cuando mostró oficialmente la TMax, la cual fue comercializada en todo el mundo.

La Yamaha TMax estaba equipada con un motor bicilíndrico de 500 cm3 con una potencia de casi 40 caballos, suficiente para la ciudad y la ruta y que le permitían llegar cerca de los 160 kph.

Los frenos son de disco con diámetro trasero de 267 milímetros. Es uno de los más grandes y efi­cientes de la categoría.

Estéticamente, este modelo tiene un diseño muy origi­nal. La agresividad de sus líneas y la modernidad de la trompa fueron sus aspectos a destacar.

Reclame mañana la Yamaha TMax

Para obtener este modelo, recorte el cupón que circula mañana con EL TIEMPO, más 13.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.