Tome las curvas con tranquilidad si va a viajar en motocicleta

El Manual de Mecánica para Motocicletas contiene una serie de recomendaciones mecánicas y de conducción para que las tenga en cuenta si piensa viajar en su aparato para la fiesta de fin de año.

Redacción Motor

05:00 a.m. 26 de diciembre del 2008

Según el libro, al llegar a una curva las fuerzas que mantienen la moto en pie comienzan a sufrir ciertas variaciones de las que se debe tener conciencia para conocer los límites de la moto y manejarla adecuadamente. 

La masa corporal incide en el centro de gravedad del conjunto. "Mientras los campeones del motociclismo de pista van prácticamente acostados sobre el tanque y se inclinan con todo y moto por más de 50 grados, las motos normales no tienen esas prestaciones, así como tampoco sus conductores", dice el documento.

La mejor forma de tomar las curvas es con el cuerpo erguido, las rodillas abrazando el tanque y la mirada puesta en el vértice de la siguiente curva. Cerciórese de que no haya obstáculos en la cinta asfáltica.

Es necesario primero soltar el acelerador para comenzar a reducir la velocidad de marcha y apretar los frenos. "En ese momento, la fuerza que estaba apoyando la rueda trasera, mediante la tracción, se desplaza hacia la delantera, lo cual supone una transferencia de pesos que, si se sobrepasan los límites, se puede perder la adherencia y terminar en el suelo".

Siga esta secuencia

Reduzca uno o dos cambios de la caja de velocidades, suelte el acelerador, gire un poco el manubrio, incline su cuerpo hacia el lado interno de la curva y deje rodar un poco la moto, hasta el ápice de la curva.

Cuando vaya rodando a lo largo de la curva, la fuerza de giro se iguala a la fuerza de gravedad y a la centrífuga, "hecho que hace el giro muy suave y poco desgastante para el motociclista, pero esto solo se logra después de mucha práctica".

Tan pronto pase por el vértice de la curva, apriete suavemente el acelerador y deje que la moto se desplace hacia el exterior de la curva, pues por la aceleración, la moto se levanta y sigue de frente, mientras los ojos están puestos en la siguiente curva.

"Esta secuencia ideal sirve para ser aplicada en cualquier contexto y la condición de seguridad prevalece por encima de cualquier otra consideración: la visibilidad que se tenga es la regla de oro para maniobrar con mayor o menor velocidad, pues si se advierte una calle estrecha, cuando se toma una curva a la derecha siempre se corre el riesgo de que la fuerza centrífuga desplace la moto hacia el carril contrario", advierte el manual. 

Otro aspecto fundamental en la seguridad es el respeto por el carril contrario. Invadirlo para trazar las curvas con mayor comodidad y velocidad puede ponerlo en peligro porque en cualquier momento puede aparecer otro vehículo en sentido contrario.  

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.