Toyota tendrá su primer carro a hidrógeno en 2015 y aún no entra en el 'downsizing'

La marca japonesa siempre ha sido un referente en materia de carros ecológicos, sólo basta recordar el híbrido Prius. Ahora, sumará su primer carro a hidrógeno a su portafolio 'verde'. Futurología.

Redacción Motor

04:32 p.m. 17 de octubre del 2013

 Dos noticias relacionadas con las emisiones y la eficiencia de sus vehículos nos llegan desde Toyota. La primera y más importante es el anunció de que para dentro de dos años realizará el lanzamiento de su primer vehículo movido gracias a la pila de combustible de hidrógeno.

Este nuevo carro ecológico, se denominaría FCV-R, solo emitiría vapor de agua, tendría una potencia de 136 caballos y una gran autonomía hasta de 500 kilómetros con una carga de 5 kilos de hidrógeno comprimido que se puede volver a llenar en unos tres minutos, mientras que su precio estaría rondando los 50 mil dólares.

Para consolidar el desarrollo que la marca ha logrado en este tipo de vehículos de combustibles alternativos, uno de los estrenos de Toyota en el próximo Salón del Automóvil de Tokio será precisamente el Toyota FCV-R, que se mostrará en fase de prototipo pero con todas las pruebas hechas a su movilización por hidrógeno.

Esta anticipación de la marca no es un movimiento extraño para quien se consolidó como pionera en materia de autos híbridos con el Prius en 1997. Sin embargo, tendrá una dura competencia pues hay marcas como Mercedes Benz, Hyundai y Honda que también van por el mismo camino, sin levantar el pie del acelerador.

 Y la segunda noticia que nos llega es que por el momento Toyota no entrará en la onda del 'downsizing' que es la reducción de las cilindradas de los motores a los que se ayuda con la implementación de uno o más turbocargadores para tener el mínimo consumo sin perder potencia, en palabras básicas.

La razón que argumentas la marca es que no ve la utilización de los turbo en vehículos de gamas bajas y medias, y los destina sólo a los segmentos más deportivos o lujosos.

Al contrario, está desarrollando una estrategia de aumentar la cilindrada en los motores Atkinson pero permitiendo una menor entrada de aire y gasolina, lo que los haría más eficientes aunque tendrían una pérdida de potencia si se comparan con los motores convencionales de gasolina de la misma cilindrada. Todo en aras de un aire más limpio.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.