El Toyota Yaris Hybrid-R Concept, un híbrido que requiere de cuatro motores

El fabricante llevará a Frankfurt un vehículo inspirado en las líneas del Yaris coupé, con una mecánica que combina un motor a gasolina más tres eléctricos para lograr un total de 420 caballos.

Redacción Motor

07:46 p.m. 26 de agosto del 2013

Después de varias semanas recibiendo información a cuentagotas del más reciente desarrolló híbrido de la firma japonesa, ya se tienen más datos y las primeras imágenes, a manera de esbozo claro está, del Toyota Yaris Hybrid-R Concept. 

Un proyecto que viene investigando y desarrollando la firma desde hace más de 10 años y en el que nos explican el funcionamiento de una mecánica combinada a partir de 4 motores (1 de combustión y tres eléctricos) para lograr una potencia de hasta 420 caballos con un consumo mesurado y emisiones de dióxido de carbono más bajas que los demás modelos de su portafolio.

Hoy en día el Toyota Yaris Hybrid-R ya es una realidad y su diseño está inspirado en el modelo original de tres puertas y un conjunto mecánico que combina un motor de competición a gasolina con tres propulsores eléctricos cada uno capaz de desarrollar una potencia equivalente a los 60 caballos hasta alcanzar un total de 420. El motor de combustión será uno de cuatro cilindros con 1.6 litros de cilindrada e inyección directa utilizado el mismo principio que el TS030 Hybrid para distintas competiciones de la FIA.

Este propulsor a gasolina, acompañado de uno eléctrico (que denominaremos tercer motor) hace las veces de generador, y ambos serán los encargados de impulsar las ruedas delanteras, mientras los otros dos motores eléctricos se encargan principalmente del eje trasero. Si las ruedas delanteras patinan, algo lógico con un potencia de 300 caballos, entonces este motor frena al térmico para pasar energía a los motores traseros a través de cables eléctricos.

En otras palabras, es como un sistema de tracción total de reparto variable. Cuando patinan las ruedas en el eje delantero, se transfiere torque al eje trasero, aunque utilizando cables en vez de un árbol de transmisión convencional.

Además, el tercer motor también sirve para recuperar energía para el condensador en las fases de deceleración y frenado. Esta solución aporta peso, pero a buen seguro sirve para mejorar los registros en circuito de un Yaris igual pero con 300 caballos en el eje delantero.

Como en el TS030 HYBRID de competición, la energía recuperada durante la fase de frenado por el Hybrid-R se almacena en un súpercondensador. En comparación con la batería híbrida estándar de hidruro de níquel NiMh, el súpercondensador tiene una mayor densidad energética y una mayor velocidad de carga y descarga. Sus características se ajustan perfectamente a los requisitos de la conducción deportiva en circuito, donde se necesitan descargas de potencia breves e inmediatas.

Estéticamente, se destaca con especial énfasis el frontal con la 'máscara' negra flanqueada por tres grandes entradas de aire trapezoidales. El azul, color característico de los Toyota híbridos, adorna el aspecto delantero y algunos ángulos laterales. También llaman la atención las enormes llantas pintadas en gris oscuro y el alerón trasero.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.