La verdad sobre el tráfico y el origen de los trancones en todo el mundo

Aun en las ciudades que ruedan sin obras y con las promesas cumplidas, el trancón es casi inevitable desde el punto de vista científico. ¿Por qué? Hay varias razones.

Redacción Motor

08:05 p.m. 18 de marzo del 2011

Los atascos viales son una suma de muchos elementos, o al menos es lo que opinan los expertos de varios países del mundo que llevan años buscando fórmulas para identificar realmente por qué la movilidad de las ciudades del mundo está colapsando.

La semaforización, las normas de tránsito, la velocidad, la falta de carriles exclusivos para el transporte público y hasta el clima son detonantes de una mala movilidad, además de la densidad de vehículos, que en horas pico sobrepasa la capacidad de las vías.

Todo esto significa que no bastan puentes, vías, semáforos y control vial para reducirla, sino, más que nada, educación por parte de los conductores. Por eso, organizaciones como Car Insurance de Estados Unidos y gobiernos como el de Japón, abordan el tema del tráfico vehicular desde el punto de vista científico para indagar acerca de su origen y posibles soluciones.

Para encontrar los problemas, se centraron en el 'efecto mariposa' que se manifiesta cuando aparece un atascamiento de grandes dimensiones por culpa de un problema pequeño, tal como sucede en el pico de una botella cuando una simple burbuja de aire en la boca impide el paso del líquido desde su interior.

El volumen de tráfico
La velocidad con que crece el número de carros no es proporcional a la del crecimiento de la infraestructura vial. Por eso la densidad de vehículos es considerada gran culpable de los trancones.

Sin embargo, gran parte de lo que colapsa la circulación son los percances que encuentran esos vehículos en el camino, como obras de infraestructura, varadas, choques simples y las malas decisiones de los conductores, como frenazos intempestivos o cambios de carril injustificados.

El clima
¿Por qué cuando llueve se paraliza el tráfico? Porque la infraestructura de muchas ciudades no es apta para aguantar grandes aguaceros ya que, por falta de mantenimiento, mal diseño, huecos y el desorden de las obras mismas, se generan inundaciones que obligan a disminuir la velocidad y generar el 'efecto mariposa'.

El entorno vial
No es lo mismo circular por el centro de la ciudad llena de taxis que recogen y dejan pasajeros a cada cuadra que hacerlo por una vía circunvalar; o ir de un lugar a otro por vías llena de buses y busetas que manejar por donde el transporte público tiene su propio carril, como TranMilenio. Mientras más ordenada la vía, menos probabilidad de sufrir percances mecánicos y choques simples. 

Otros 'lunares', como grandes almacenes o centros comerciales en cruces congestionados o universidades y colegios en áreas residenciales son ejemplos de cómo una mala planeación de la ciudad incide directamente en la movilidad.  

Los peatones
Conducir por una zona sin puentes peatonales o donde la gente se ve obligada a subir y bajar andenes por culpa de los vendedores ambulantes también requiere mucho cuidado por parte de los conductores e implica circular más despacio de lo normal, mientras que las vías con andenes amplios son más rápidas y descongestionadas les permiten a los vehículos mantener un buen ritmo de viaje.

La indisciplina de quienes cruzan las calles sin mirar y los que obligan a los buses a detenerse en sitios insólitos como bocacalles, puentes y glorietas también es nefasta para la buena circulación.

El servicio público
Es culpable, en gran medida, del 'efecto mariposa', al menos en ciudades como las nuestras, llenas de buses y busetas que se detienen en cualquier parte, invaden los carrilles rápidos, se vuelan los semáforos y dejan pasajeros, incluso, en bocacalles y carriles intermedios.

Mientras tanto, muchos taxis estacionan al lado de puentes peatonales, zonas de oficinas y hasta semáforos (el de la calle 72 con carrera 5 de Bogotá se convirtió en parqueadero nocturno de los amarillos con el consecuente peligro para quienes circulan por allí), y cometen infracciones inverosímiles, como contravías en zonas de alto tráfico y reversazos en vías arterias.

El trancón más grande del mundo
Sucedió en la autopista Pekín-Tíbet (China). En una distancia de 100 kilómetros, los vehículos (en su mayoría camiones) se atascan al punto que, en agosto del 2010, duraron hasta 11 días, a razón de un kilómetro diario, para llegar a su destino.

Esto sucede por las obras que se adelantan allí y porque la explosión de fábricas de vehículos en China sobrepasó con creces su infraestructura vial. Un país que hasta hace poco circulaba en bicicleta y bus, hoy se mueve en 4,4 millones de vehículos (se venden 1.900 autos diarios), cifra que se duplicará en cinco años, según los expertos.

Pekín (China), Ciudad de México, Sao Paulo (Brasil), Tokio (Japón), Johannesburgo (Sudáfrica), Moscú (Rusia), Nueva Delhi (India), Londres (Inglaterra), Seúl (Corea) y Milán (Italia) son algunas de las ciudades con mayores problemas de tráfico del mundo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.