El transporte eléctrico en Bogotá tiene varias décadas de historia

En 1959 fue creada la Empresa Distrital de Transporte Urbano (EDTU), que puso a circular trolebuses por la ciudad y se mantuvo por más de tres décadas hasta cuando desapareció en 1990. Repaso.

Redacción Motor

07:56 p.m. 24 de enero del 2014

El primer sistema que tuvo la ciudad data de 1916, cuando se inició la construcción de la primera línea de tranvía que iba hasta San Cristóbal. La ruta bajaba en sentido oriente-occidente desde la carrera 8 Este, a lo largo de la calle 11 Sur, hasta unirse con la carrera 7, eje central de la ciudad.

El servicio entró en funcionamiento en 1920 con la creación de la compañía Tranvía Municipal de Bogotá y creció rápidamente, en la medida que lo hacía la ciudad, hacia la década de los años 30.

La línea del tranvía, con las ‘Nemesias’, fue ampliada a lo largo de la avenida Caracas, por la carrera 13, hasta la calle 67, y luego se alargó por la calle 72, desde la carrera 7. En 1940 entraron en funcionamiento unos modernos coches de color blanco, cerrados, con cojinería y de techo plateado, más conocidos como ‘Lorencitas’, en honor a Lorencita Villegas de Santos, esposa del presidente de entonces, Eduardo Santos.

Llega el ‘trolley’

El trolebús, también conocido como ‘trolley’ o trole, llegó por primera vez a Colombia en 1947 proveniente de Canadá, luego del ‘Bogotazo’ (1948), cuando el tranvía entró en declive y fue ‘levantado’ definitivamente en 1952.

En 1959 se creó la Empresa Distrital de Transporte Urbano (EDTU), que puso a circular de nuevo los trolebuses importados de Rusia hasta su desaparición, en 1990, por negligencia administrativa y corrupción.

Hoy, Bogotá está cambiando hacia un nuevo modo de transporte: el TransMilenio, que se sigue construyendo ‘metro a metro’ mientras las autoridades continúan definiendo si lo mejor para la ciudad es el tranvía, el padrón híbrido, el tren ligero, los trolebuses, todos al tiempo o ninguno de los anteriores.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.