Trayendo a la memoria al Daewoo Espero. Gran equipo a bajo precio

La apertura económica a inicios de los años 90 dio paso a que varias marcas de automóviles llegaran al país para diversificar la oferta en este sector, y una de ellas fue Daewoo.

Redacción Motor

07:00 p.m. 30 de enero del 2015

Con el Racer y posteriormente el Cielo ganó fama en el segmento de sedanes medianos y taxis, pero con la idea de ofrecer un vehículo más elegante, cómodo y equipado, comenzó a dar la pelea con el Espero, que llegó a nuestro país a finales de 1992.

Diseñado por el Grupo Bertone, estaba basado sobre la plataforma J de General Motors, con quien tenía un joint-venture, por lo cual compartía una importante cantidad de elementos con vehículos como el Chevrolet Monza.

Entre estos se contaba su motorización, que según su lugar de comercialización podía ser de 1.5, 1.8 o 2.0 litros, este último siendo el elegido para la versión vendida en Colombia. Con cuatro cilindros en línea, 1.988 cm3 e inyección electrónica, desarrollaba 100 caballos de potencia.

El Espero también llamó la atención gracias a su espacio, comodidad y equipamiento. Los primeros anuncios publicitarios resaltaban el aire acondicionado, la operación eléctrica de los vidrios, espejos y seguros, el radio con casete y antena eléctrica, y la opción de una transmisión automática.

Todo esto, además, por un precio que era realmente competitivo para la época: 14 millones 903 mil pesos (a finales de 1992). Sin duda era un paquete atractivo que captó la atención de varios compradores, quienes comprobaron que con un buen mantenimiento eran vehículos confiables, pero sin estar exentos de algunas falencias y desventajas.

Su deceso en Colombia se dio en 1997 cuando se reemplazó con el Leganza, que pasó a ser el modelo más elegante y mejor equipado de la marca coreana en Colombia.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.