El vehículo eléctrico más pequeño del mundo viene en forma de patineta

Diseñado y creado por unos estudiantes, este aparato está constituido por una tabla, cuatro ruedas y dos pequeños motores eléctricos. Tiene frenada regenerativa y una autonomía de 10 km.

Redacción Motor

09:15 p.m. 17 de septiembre del 2012

El vehículo eléctrico más pequeño del mundo es una patineta que fue creada por la empresa Boosted Boards (propiedad de unos estudiantes de la universidad de Stanford) pero a pesar de su simplicidad cuenta con todas las características que en la actualidad equipan los verdaderos carros eléctricos.

Esta patineta, como las de su género, está compuesta por una tabla, cuatro ruedas y su peso no excede los 6 kilos. Sin embargo, lo que la hace diferente y toda una novedad es que cuenta con dos pequeños motores eléctricos que le entregan una potencia total de 2.6 caballos y que le permiten, según registros de la marca, tener una velocidad máxima de 30 kph y ascender pendientes de 15 por ciento sin ningún problema.

Y es que cuenta con la última tecnología en propulsores eléctricos diminutos ya que se alimentan también de baterías de Ion-Litio por lo que su recarga se hace en menos de dos horas y cuenta con frenada regenerativa que le permite subir la cifra de su autonomía hasta los 10 km.

El manejo de esta patineta, que no cuenta con manubrio, se hace a través de un control remoto que viene en forma de anillo que trae dos botones para acelerar o frenar. La dirección, como las patinetas normales, la aporta el conductor.

Esta patineta también se puede manejar de forma normal, sin la ayuda de los motores, pero exige un poco más de fuerza humana para su impulsión.

Los creadores de esta patineta estuvieron asesorados por las compañías Apple y Tesla.

DATO
Es impresionante el costo energético de su recarga, ya que se calcula que si se hace una diaria, habría que pagar unos 9.200 pesos al año.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.