Un vehículo nuevo no debe fallar, pero hay que saber hasta dónde llega la garantía

Dicha obligación también es gran fuente de competencia entre las marcas. Algunas la ofrecen 'extendida' para atraer clientes.

Redacción Motor

08:03 p.m. 07 de marzo del 2014

En materia de calidad y presencia de marca, los fabricantes son muy cuidadosos, pero como toda fuente humana, las que intervienen en la fabricación de vehículos pueden equivocarse en algún momento y –preciso– dejar un tornillo mal apretado en una unidad de la línea de producción.

El Decreto 3466 de 1982 o Estatuto del Consumidor establece unos eventos en los cuales el productor no está obligado a responder por la garantía: cuando el consumidor da un uso indebido al producto; si le realiza modificaciones no adecuadas de las condiciones y calidades originales de un vehículo, desatendiendo las recomendaciones del fabricante; cuando la falla que reporta es consecuencia de la intervención de un tercero no autorizado y si la falla es la consecuencia de no acudir a las revisiones programadas, o por el uso de repuestos no originales que puedan causar un daño a otro repuesto, parte, accesorio o sistema clave del vehículo.

Lo anterior significa que, por costoso que resulte, es obligatorio seguir los parámetros del manual de la casa matriz y de la vitrina en donde se adquiere el vehículo nuevo para asegurar la garantía del fabricante.

Eso sí, no todas las garantías son plenas. Por eso es clave mirar con lupa las condiciones que ofrecen los concesionarios antes de firmar el cheque y sopesarlas con el uso que se le va a dar al auto.

No hay que olvidar que la garantía es una fuente de competencia para las marcas, de ahí que, por ejemplo, la ofrezcan ‘extendidas’ o gratuitas con ciertas condiciones, pues saben que el cálculo de uso del carro cambió por el pico y placa y porque la gente lo está optimizando para evitar trancones.

Antes de comprar

1. Infórmese sobre las características, especificaciones y precio del carro, los servicios ofrecidos y las condiciones.

2. Pregunte sobre el servicio técnico.

3. Conozca el impacto que tiene sobre la garantía el desconocimiento de las recomendaciones.

4. Cerciórese de que la vitrina y el taller que le ofrecen el vehículo sean legales.

5. Conozca la forma adecuada de reclamar.

6. Pregunte sobre las intervenciones necesarias para que el vehículo quede en adecuadas condiciones de funcionamiento, dentro de los tiempos regulares.

7. Exija partes originales.

Recuerde que si permite que avancen los procesos de facturación y matrícula, cuando le entreguen el carro la operación no tiene reverso, por lo cual debe pedir todos los términos de la garantía por escrito antes de iniciar la compra.

Fuente: ‘Guía del consumidor de vehículos automotores’ (Superintendencia de Industria y Comercio, Andi y Fenalco)

Tenga en cuenta…

Si el reclamo por garantía se relaciona con la calidad de un repuesto, se deberá sustituir sin costo y si es con el servicio, puede pedir que se corrija la intervención dentro de los tiempos de garantía establecidos por quien lo prestó.

El productor está obligado a tener repuestos disponibles por un término no menor de 10 años.

Toda intervención del carro tiene garantía por la calidad de la parte instalada o del servicio prestado.

No importa cuánto use el carro: cumplido su término de tiempo, la garantía expira.

Las operaciones de mantenimiento preventivo son tendientes a lograr que el vehículo permanezca en condiciones normales de funcionamiento, según la periodicidad que se establezca.

El valor de la revisión (mano de obra) y de los repuestos consumibles (por ejemplo: lubricantes, fluidos, filtros y en general los elementos que por uso normal se desgasten) están a cargo del consumidor.

Si no se lleva el vehículo a las revisiones, puede perderse la garantía cuando existe una relación de causalidad entre la falla detectada y la omisión de la revisión.

Las revisiones se cobran por ser una labor de mantenimiento preventivo, tendiente a lograr que el vehículo permanezca en condiciones normales de funcionamiento.

Se pueden hacer exclusiones frente a la garantía, siempre que, de manera expresa, se las informe al consumidor. Sólo pueden comprender partes y piezas que se agotan con el uso normal, como por ejemplo aceites, correas, filtros etc.

Las modificaciones de las condiciones y calidades originales de un vehículo, incluidas el blindaje, la instalación de una carrocería y conversiones a gas, pueden ser causales de pérdida de la garantía, si dichas modificaciones originan una falla en el vehículo.

Fuente: Superintendencia de Industria y Comercio

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.