Los vehículos con más de 20 años de uso tiene vida para rato

No es tan fácil sacar los carros viejos de circulación. Hay que distinguir entre un carro 'viejo' y un carro 'peligroso'. Y para eso existen los controles por parte de las autoridades.

Redacción Motor

04:51 p.m. 09 de septiembre del 2011

Los propietarios de vehículos con más de 20 años de uso están preocupados. ¿El motivo? El anuncio de algunas autoridades, según el cual, estos automotores saldrían de circulación, una vez se modifique el Código Nacional de Tránsito, CNT.

Ese rumor comenzó a correr por Facebook y Twitter y se materializó en una marcha convocada a través de estas redes sociales, en la cual el pasado miércoles miembros de algunos clubes, entre ellos el del Fiat 147 Colombia, manifestaron su inconformidad.

Lo cierto es que el proyecto no existe, o al menos la prohibición no está contemplada en la reforma al CNT que anunció el Ministerio de Transporte y que tampoco ha sido presentada al Congreso.
La primera referencia al tema la hizo a EL TIEMPO en días pasados el saliente director de Tránsito y Transporte de la Policía, general Rodolfo Palomino, quien, como se dice popularmente 'alborotó el avispero' entre los dueños de estos vehículos.

Palomino fue secundado por el analista Ricardo Montezuma, quien dijo en el mismo artículo que los vehículos particulares con más de 20 años de servicio se pueden calificar de 'viejos'. Y sostuvo que el Gobierno debe generar políticas de reposición de vehículos e incentivos para que las personas compren en el futuro carros eléctricos, de gas o híbridos.

¿Tienen razón?
Si bien las argumentaciones de tipo ambiental son válidas, la vida de un automóvil no depende de sus años. Ahí juega un papel fundamental su kilometraje, mantenimiento y estado mecánico, por lo tanto decir que un carro es 'viejo' a los 20 años no es del todo cierto. Hay que distinguir entre carro viejo y carro peligroso.

En países como Estados Unidos, México o en la Unión Europea, los carros tienen una vida útil de entre 12 y 15 años, pero allá hay programas de reposición e incentivos para tecnologías limpias. Y en ningún caso los descontinúan por ley, salvo que no cumplan con las normas de emisiones propias de su modelo y de seguridad exigidas.

En México se creó el 'Programa de Renovación Vehicular' que apoya con subsidios a más de 30 mil propietarios de vehículos con más de 10 años de antigüedad. El gobierno destinó unos 40 millones de dólares en una primera etapa.

Al programa están vinculados los fabricantes y las empresas recicladoras que son las únicas que pueden emitir un certificado de destrucción para hacer efectivo el bono oficial.

Pero son programas que han surgido en todo el mundo para motivar las ventas de una industria en crisis y no directamente para chatarrizar automóviles. Y juegan otros factores como el valor de los carros y el poder adquisitivo de la gente.
 
'Sería inconstitucional quitarle el carro a la gente'
 
En Colombia, según el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt) hay un millón 610 mil 815 automotores con más de 20 años de uso. ¿Tiene el Estado la plata para indemnizar a sus propietarios? ¿Tiene el país una industria siderúrgica preparada para recibir todos esos carros?

¿Podría el Gobierno subsidiar un auto híbrido cuando la única opción existente en el mercado es la Chevrolet Silverado que cuesta 104 millones de pesos? ¿O tal vez uno eléctrico igualmente costoso?

De estos últimos aparatos se autorizó la importación de no más de 200 vehículos y su precio ronda los 40 millones de pesos y no son propiamente automóviles polivalentes de uso diario.

Especialistas consultados por 'Vehículos' consideran que sacar los carros de las calles, sin indemnización, es inconstitucional. Por lo tanto, y como están las cosas, a usted no le pueden quitar su carro.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.