Algunos vehículos con nombres que honran a la mujer

¿Cómo puede afectar al dueño de un Lotus que su vehículo se llame Elise? ¿Aplazaría el alto ejecutivo la compra de un Mercedes-Benz para evitar el 'qué dirán' de sus amigos?

Redacción Motor

07:34 p.m. 09 de mayo del 2014

Cada vez que sale un vehículo de una línea de producción con nombre de mujer, se desvirtúa eso de que los carros son cosa de hombres. Es más, muchos de ellos, como Sabastian Vettel, les dan apelativos femeninos a sus vehículos, por simple agüero.

Vettel llamó a su monoplaza Red Bull 2010, Luscious Liz; el auto que lo coronó subcampeón de Fórmula 1 se llamaba Kate's Dirty Sister porque era más veloz que el anterior, el Kate… y que Julie, su bólido de Toro Rosso.

Los primeros vehículos del mundo se llamaban como su creadores: Ford, Daimler y Benz, pero cuando estos últimos se unieron para satisfacer la demanda de un millonario austriaco que necesitaba varios autos que honraran a su hija, el mundo vio cómo los hombres empezaron a compartir su libertad con ‘Mercedes’.

Hoy la cosa es distinta: las mujeres más independientes están optando por los autos masculinos, bautizados con nombres 'varoniles' y sin gracia, como X5, XC60, GLK, Q5… y les permiten a sus maridos pasar la tarde con Octavia, Dakota o Aurora.

¡Feliz Día de la Madre!

El más femenino de todos

Studebaker 'Commander' (sin palabras).

Algunos que ya no ruedan

Mazda Carol

Lancia Flavia

Lancia Aurelia

Alfa Romeo Giulia

Ford Crown Victoria

Skoda Felicia

Ford Aurora

Chevrolet Ipanema

Citroên Xsara

Lancia Augusta

Brogward Isabella

Los de ahora

Mercedes-Benz

Skoda Octavia

Skoda Fabia

Opel Zafira

Dodge Dakota

Lotus Elise

Alfa Romeo Giulietta

Toyota Corolla

Fiat Siena

Renault Clio

Mitsubishi Nativa

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.