El vencimiento de las llantas: la edad, un peligro invisible

Los neumáticos, al igual que los zapatos, tienen vida útil. Su envejecimiento es independiente del uso, las condiciones climáticas o el estado de las vías.

Redacción Motor

05:00 a.m. 31 de julio del 2009

MARÍA ANGÉLICA VÁSQUEZ
REDACCIÓN VEHÍCULOS

¿Es verdad que las ruedas expiran? Una pregunta difícil de contestar, pues entre las explicaciones para determinar el tiempo de duración de una rueda se enredan otros mil factores que no incluyen el vencimiento.

"Los compuestos que protegen del ozono y de luz ultravioleta son los que se degradan principalmente en una llanta y esa degradación depende de los cuidados que se le dé - explica David Rozo, gerente de zona de Pirelli-.  Las causas que pueden acelerar la degradación de estos compuestos, son principalmente la exposición directa al sol y al agua y el contacto prolongado con derivados del petróleo".

Según el representante de la llantera italiana, lo primero a tener en cuenta es que la vida útil de los neumáticos del automóvil, la camioneta o el camión se debe medir en kilómetros y, en el caso maquinaria, en horas.

"En cualquiera de los dos casos, la vida útil depende de la presión de aire de trabajo, la temperatura de operación (a mayor temperatura, mayor degradación), la correcta pisada de la banda de rodamiento (alineación), la buena aplicación de los compuestos, estados de las vías y tipos de pavimentos, y el cuidado en el uso.

En el 2002, una organización de los Estados Unidos llamada Strategic Safety recolectó y documentó información de más de 20 accidentes causados por una llanta estallada, con más de seis años de uso.

Ante un evidente problema, pidió a la NHTSA (Nacional Highway Traffic and Safety Administration) que realizara un estudio sobre el envejecimiento de las llantas, estudio que les demostraría a los fabricantes que la edad es un factor más de la separación de la banda de rodamiento.

Basado en las conclusiones del documento, que por mucho tiempo se mantuvo oculto por influencia de las fábricas, Strategic Safety concluyó que las llantas viejas -en promedio- son las que están entre los 6 y 10 años de vida. Tener una de más tiempo implica un "riesgo monumental".

"Las inscripciones de una llanta se rigen bajo parámetros D.O.T. (Department of Transportation). En uno o los dos costados, aparece esta sigla con algún código alfanumérico. Los cuatro últimos números determinan la semana y el año de fabricación (Ver cuadro: 'Fecha de la llanta')  

Razones del envejecimiento
El peligro de una llanta vieja radica en que puede causar la separación de la banda, es decir, que ésta se estalle y se abra. La rotura más común sucede cuando la banda de rodamiento y el cinturón de acero se desprenden del resto (Ver cuadro: 'Componentes de las llanta').

Una llanta común y corriente para uso de vehículos particulares, en temperaturas y terrenos normales, está hecha de poliéster, acero, caucho, entre otros, que se fusionan en un proceso de vulcanización (calor y presión extremos).

De acuerdo con una investigación realizada por Tyre Industry Council (Consejo de la Industria de llantas) de Gran Bretaña, la edad hace que esos materiales se sequen, pierdan adhesión y se separen. Además, concluye, "factores como la degradación de ozono y el permanecer estáticas pueden producir un envejecimiento prematuro".

Ante problemas como estos, las fábricas están realizando labores y estudios que les permitan dar con diferentes químicos que les hagan un poco más resistentes. Aunque no las hagan invencibles tenuemente les prolongan la vida.

"Pirelli certifica la calidad de su producto por cinco años, a partir de la fecha de fabricación. Dependiendo del tipo de aplicación de la llanta, la recomendación es que  no tenga menos de la mitad de la vida útil", advierte Rozo.

Según el ejecutivo de Pirelli, hay que tener en cuenta que un vehículo de trabajo (taxi, bus, tractomula o camión) consumirá siempre más rápido las llantas que un vehículo familiar. "También deben tenerse en cuenta las distancias recorridas: no es lo mismo un vehículo rodando por Bogotá, por Medellín o por Montería", dice el experto.

Ante este complicado problema, el consejo es revisar frecuentemente las llantas con más de cuatro años de uso (por lo menos un vistazo anual), así se vean en buenas condiciones.

"Todo local que no pueda certificar la procedencia de compra de las llantas es un local riesgoso -advierte Pirelli-. Aunque en Colombia existe una reglamentación que prohíbe la venta de llantas usadas, esta modalidad sigue usándose. El mayor riesgo es comprar una llanta usada".


OTROS ESTUDIOS
La firma científica alemana Dekra examinó los defectos de las llantas y concluyó que los consumidores no deberían manejar aquellas que tengan seis o más años, independientemente de la profundidad de la banda de rodadura, particularmente llantas almacenadas por un período extendido de tiempo.

Otro estudio alemán concluyó que la frecuencia de las fallas de una llanta aumenta desproporcionadamente con la edad y calculó que la falla de nueve años es ocho veces más probable que la falla de una llanta de dos años.

La Asociación Británica de Fabricantes de Goma (BRMA, British Rubber Manufacturers Association), concluyó que también las condiciones ambientales, como la exposición al sol, el mal almacenamiento y el uso infrecuente, aceleran el proceso de envejecimiento.

APRENDA A LEER UN NEUMÁTICO
Es bueno, para evitar engaños al momento de comprar las llantas para su carro o de llevarlo a un taller a que se las cambien, saber qué significan los números y letras impresos al costado de la llanta. El ejemplo 205/60 R13 80 W DOT 4905 traduce:

205: la llanta mide 205 milímetros de ancho.
60: el perfil mide el 60 por ciento de lo que mide el ancho.
R13: es la medida del diámetro del hueco en donde va el rin. La medida es en pulgadas.
91: es el índice de carga del neumático, es decir el máximo de peso que puede llevar para lo cual los fabricantes siempre tienen una tabla donde se puede encontrar el peso equivalente al código. En este caso, índice 91 equivale a 615 kilogramos por cubierta.
W: es el índice de velocidad máxima a la que se puede llevar. Al igual que con el peso, los fabricantes tienen una tabla en donde se puede saber a qué velocidad (kph o mph) equivale cada letra. En este caso, W significa hasta 270 kph.
DOT: es la clasificación de calidad.
4905: quiere decir que la llanta fue fabricada en la semana 49 del año 2005.

PIRELLI RECOMIENDA...
1. Seguir las indicaciones del fabricante del vehículo en cuanto a la llanta que debe utilizarse y comprar la que mandan los parámetros de fábrica del carro.
2. Comprar llantas de fabricantes reconocidos que certifican un producto de alta calidad y seguridad.
3. No fijarse en el precio de compra, sino en su valor en el tiempo. Algunas llantas tienen un precio menor de compra y al mismo tiempo unas prestaciones menores.
4. Tener en cuenta para qué se va a comprar la llanta (terrenos difíciles, ciudad, carretera...)
5. Comprar las llantas en centros de servicios o distribuidores autorizados.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.