Las ventas de vehículos de carga siguen frenadas y podrían no alcanzar en 2014 las 10 mil unidades

El desplome de este sector no es exclusivo de nuestro país, pues en Chile y Venezuela disminuyó 53 y 20 por ciento, respectivamente, mientras que en Ecuador creció tan solo 3 por ciento.

Redacción Motor

06:03 p.m. 31 de enero del 2014

Rolando Lozano G.
Economía y Negocios

El Runt (Registro Único Nacional de Tránsito) indica que el año anterior se matricularon 5.713 con capacidad de carga superior a 10,5 toneladas, entre otros, tractocamiones, o las llamadas ‘mulas’, volquetas y carros repartidores.

La cifra representó una caída de 62,1 por ciento respecto a 2012, cuando se matricularon 15.085 vehículos de este tipo.

El mercado de vehículos nuevos de carga empezó a retroceder en el 2012, pues en el 2011 –cuando se matricularon 14.362– se empezaba a percibir una tendencia alcista. Para completar, la caída de las ventas de este segmento fue 55 puntos porcentuales más que la que presentó el resto de sector en el 2013, cuando alcanzó 7 por ciento.

Sin embargo, el desplome de las ventas de vehículos de carga pesada no fue exclusivo de Colombia sino que, en Chile y Venezuela, disminuyeron, respectivamente, 53 y 20 por ciento. En Ecuador solo crecieron 3 por ciento y en Perú, el 0,4 por ciento.

El director de la regional centro de Navitrans (empresa que distribuidora y concesionaria exclusiva para Colombia de la estadounidense Navistar y su marca International), Luis Cardona Velásquez, afirma que la destorcida de las ventas de carros de carga pesada se debe al desplome de la industria manufacturera, la cual –solo a finales del 2013– mostró algunos atisbos de recuperación.

Lo propio sostiene Octavio González Rivera, director de mercadeo para Latinoamérica de Navistar, quien cree que las matrículas este año en Colombia podrían ser, por lo menos, las del 2013 o inclusive de 6.000, si hechos como la recuperación de la industria se dan.

“El 2014 lo vemos con expectativas positivas, donde esperamos un crecimiento del 10 por ciento en Latinoamérica, debido a los proyectos e inversiones tanto en infraestructura como en renovación en transporte de distribución”, dijo por su parte el gerente de la marca International para Colombia, Manuel Barrios.

Mientras tanto, Daimler Colombia colocó 881 camiones de las marcas Freightliner y Mercedes Benz, con un descenso de 40,8 por ciento respecto al 2012. “Las ventas caen por dos temas principales: el primero, el cambio en las reglas de juego para la comercialización de vehículos de capacidades mediana y pesada, y el segundo, porque hubo una baja y demorada capacidad de respuesta del Ministerio de Transporte en la aprobación de papeles para matrícula de las nuevas unidades. Se presentaron casos de unidades con más de seis meses esperando por aprobación”, dijo Manuel Rodríguez, gerente de mercadeo de Daimler CV.

Más crédito

El Fondo Nacional del Ahorro (FNA), el Fondo Nacional de Garantías (FNG) y Bancoldex firmaron un acuerdo interadminis-trativo que incluye, entre otros, que los transportado-res de carga, beneficiarios del programa de renovación de vehículos, cuenten con una línea de crédito por 120 mil millones para financiar compra o ‘leasing’.

Otros escollos

El cupo de carga cuesta 120 millones de pesos, más el costo de la máquina, suma 300 millones, una cifra que, bajo las condiciones de competencia actuales, hace difícil la recuperación, según los expertos encuestados.

La regulación de la vida útil de los camiones no es clara y los propietarios de los ‘viejos’ ferian los fletes para trabajar.

En las bodegas de concesionarios de vehículos de carga aún hay inventarios 2012 y 2013 que no se han podido vender.

El bajo ritmo al que marcha la ejecución de locomotora de la infraestructura afecta las ventas.

La supresión de la póliza de chatarrización, a mediados del 2013, para los camiones: aunque su objetivo era estimular la desintegración del parque automotor ‘viejo’, no se logró.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.