Viajes en motocicleta cada vez más cómodos y seguros

Muchos detalles, accesorios y adelantos tecnológicos hacen que viajar por carretera sea viable. Lo malo es que para tener algunos de estos sistemas de serie hay que tener una de alta cilindrada.

Redacción Motor

08:28 p.m. 18 de diciembre del 2014

Si bien es cierto que viajar en motocicleta, y hasta usarla como transporte diario, supone un mayor riesgo a que si se hiciera en un automóvil, en la actualidad son muchos los sistemas de seguridad activa que encuentran en varios modelos.

Hay que aclarar, que por ahora, en Colombia, estos solo están disponibles en las motos de alta cilindrada. Podríamos decir que el más elemental de ellos es el ABS, que apareció por primera vez en una moto (BMW) en 1988. Actualmente, Bosch, principal proveedor de este sistema específico para motos (es diferente al que usan los automóviles) cuenta con varios ‘niveles’ de esta asistencia según el tipo de motocicleta que lo vaya usar.

Adicionalmente, el ABS también se complementa en algunos casos con controles de tracción, estabilidad y sensores de ángulo de inclinación, permitiendo un manejo mucho más seguro sobre cualquier terreno y cuando se está tomando una curva.

En varias motos de alta cilindrada se encuentran modos de manejo, que trabajando con los mencionados controles, regulan la entrega de potencia según las necesidades o preferencias del conductor. Por ejemplo, hay modos de lluvia que restringen la potencia máxima, así como modos para pista o para ‘off-road’ que regulan los parámetros requeridos para ofrecer el desempeño más adecuado.

En seguridad activa podemos contar también el sistema de luces, que de por sí ya integra algunos avances. Por ejemplo, BMW no solo ha implementado la tecnología LED para la marcha diurna, sino un sistema que según la inclinación de la moto regula la dirección del haz de luz para una iluminación óptima que le permita al conductor una mejor visibilidad en las noches.

Pero si en los automóviles los sistemas de seguridad son tan ausentes en los modelos de entrada, el panorama en el sector nacional de las dos ruedas es desalentador. Para acceder a un ABS hay desembolsar mínimo los 12.4 millones de la Honda CBR 250 R y prácticamente 15 millones para la KTM 390 Duke. Y si se quiere algo más, como control de tracción o modos de manejo, hay que sumar al menos 10 millones de pesos más.

Caso contrario ocurre con los elementos y accesorios de comodidad, pues es mucho más fácil encontrarse con varios de ellos en motos de entrada. Las ‘scooter’ ponen a disposición bajo la silla compartimientos en los que se pueden guardar el casco o el impermeable, modelos como la Kymco Agility (4.5 millones) tienen espaldar para el conductor y otros agregan más bolsillos para guardar objetos.

Desde 10 millones ya se puede encontrar un computador de a bordo básico en la KTM Duke 200 y a medida que se amplía el presupuesto empiezan a llegar elementos como el puerto USB de la SYM Joymax 300i (15 millones). Y al igual que con los sistemas de seguridad, las tecnologías más avanzadas empiezan a hacerse comunes cuando los precios ascienden por encima de los 30 millones.

Aquí ya es más común ver cosas como el control de crucero, visores y sillas con altura regulable, puños y sillas con calefacción, instrumentación más completa y con más funciones, hasta llegar a completos sistemas de audio, conexión por Bluetooth, baúles con cierre centralizado, tomas de corriente para conectar dispositivos electrónicos, entre otros.

Si bien es cierto que varias tecnologías y sistemas no son lo suficientemente económicos para integrarlos a las motos de entrada, la seguridad activa en las motos debería ser una norma aún más estricta que en los automóviles debido al mayor riesgo que supone su conducción.

De cualquier forma, y como hemos mencionado, el principal artículo de seguridad de cualquier moto es el conductor y su sentido común, el cual debería dictar la búsqueda de la mayor cantidad de complementos posibles en su próxima compra.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.