Los viejitos dijeron '¡no más!' al secuestro

El pasado domingo tres de febrero se dieron cita en el norte de Bogotá los carros antiguos, no hubo distingo de tamaño, origen, edad o condición. Los clubes de autos se unieron para hacer ¿un minuto de aceleración¿ en pro de los secuestrados.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

El pasado domingo 3 de febrero, diferentes clubes de automóviles se reunieron en un centro comercial al norte de Bogotá para agitar carrocerías y pitar consignas en contra de la violencia y en favor de la paz.

VW Club de Colombia con sus escarabajos, Los Tortugas con los vehículos de los piques ¿Cuarto de milla¿ y otros que reúnen marcas y modelos especiales, como Twingo, Topolino, Dodge Demon, Willys, Mini Morris, Mercedes Benz, ¿customizados¿ y antiguos y clásicos se hicieron presentes en la convocatoria hecha vía ¿Facebook¿.

A la cita llegaron muy cumplidos los jóvenes y viejos de carrocería y se parquearon para escuchar a los organizadores del evento. Acto seguido, hicieron un minuto de aceleración, en donde las voces humanas les dieron paso a las de los vehículos, que también querían manifestarse.

Y como en toda reunión, los más narcisos se salieron del molde: ¿quemaron llanta¿ frente a los demás y realizaron las tradicionales donas, un ¿baile¿ que implica dar vueltas en el mismo eje, haciendo ruido con los neumáticos.

Cumplido el espectáculo, se dio paso a otro minuto, pero esta vez de pito. Todos los carros ¿cantaron¿ al unísono, mientras sus dueños agitaban banderas blancas y soltaban globos amarillos, azules y rojos.

Inmediatamente prendieron sus motores y partieron uno tras otro por la Sabana de Bogotá para buscar de corazón y pensamiento a los secuestrados y ofrecerles un aventón hacia la libertad.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.