Visión de IBM sobre futuro del transporte: trasladarse por vía aérea y terrestre

IBM, una de las empresas de tecnología más grandes del mundo, reveló cinco innovaciones que, según ellos, cambiarán la forma en que las personas van de un lugar a otro.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Gracias a tecnologías creadas en los laboratorios de IBM de todo el mundo, que serán aplicadas en los próximos dos años, los usuarios de trenes, automóviles y aviones encontrarán formas novedosas, más eficientes y seguras de viajar.

Según investigaciones de IBM, cada año se gastan 9 mil millones de galones de combustible en el congestionado tráfico de las ciudades, los accidentes automovilísticos cuestan cientos de miles de millones de dólares y, para el año 2020, se espera que el número de pasajeros de aviones se duplique, hasta alcanzar más de 7 mil millones de viajeros anualmente en todo el planeta.

Tal panorama es como para asustar a cualquiera, pues si las congestiones actuales en carreteras, aeropuertos y ciudades son tan dramáticas, no es difícil imaginar el caos dentro de algunos años.

Sin embargo, en un futuro cercano, gracias a ciertas innovaciones tecnológicas, las estadísticas podrían presentar un panorama más alentador. ¿A los investigadores y estrategas de transporte de IBM les queda claro que la cura para los problemas de transporte no es el construir más carreteras o añadir más vuelos¿, afirmó George Pohle, vicepresidente de Estrategia de IBM.

Y agregó: ¿IBM piensa que las tecnologías emergentes ¿especialmente las relacionadas con las comunicaciones¿ generarán viajes más seguros, más eficientes y facilitarán el aumento continuo de las demandas de crecimiento¿.

Las innovaciones
Según IBM, cinco aspectos clave de este cambio positivo son:

La conducción colaborativa. La visión del Gigante Azul (IBM) es que los carros serán capaces de detectar a otros y evitar situaciones peligrosas en el camino. En un futuro cercano, estos contarán con tecnologías para asistir a los conductores. Eso les conferirá capacidades similares a los reflejos de un ser humano, para que evadan situaciones de peligro con muy poca o ninguna intervención del usuario.

Los vehículos intercambiarán información entre ellos y con la infraestructura del camino, tomarán acciones correctivas cuando sea apropiado y proporcionarán retroalimentación esencial a los conductores.

Los empalmes de las carreteras y de la ciudad, así como el flujo de tráfico serán más suaves y seguros y las emisiones contaminantes se reducirán.

El celular, clave. Los viajeros obtendrán notificaciones de demoras de buses y trenes mediante el teléfono celular. En un futuro cercano, gracias a la tecnología, se llamará o enviará un mensaje de texto a los viajeros para alertarlos de cuándo se espera la llegada del próximo bus o tren.

Con la utilización de sensores, tecnología de posicionamiento global (GPS) y comunicaciones dentro del vehículo, un innovador sistema de transporte enviará notificaciones de demoras, o alertará si una ruta alterna puede ser más rápida o más conveniente.

Los mismos sistemas permitirán a las personas que programan las rutas efectuar correcciones en tiempo real, lo cual hará que la aglomeración de buses sea cosa del pasado.


MENOS TRANCONES Y CARROS MÁS INTELIGENTES
Fin de las congestiones urbanas. Los sistemas de tráfico inteligentes realizarán ajustes en tiempo real a los semáforos para aliviar los congestionamientos y limpiar las rutas para vehículos de emergencia. Las nuevas tecnologías de sensores, GPS y satélites proporcionarán información a los conductores acerca de las mejores rutas para evitar conducir y estacionar durante las horas pico. Si se logran reducir los trancones, se contamina menos y se aumenta la seguridad.

Comunicación entre el conductor y el vehículo. Los sistemas de reconocimiento de voz, cada vez más sofisticados, permitirán a los conductores obtener actualizaciones en tiempo real sobre vuelos, leer y responder a mensajes de correo electrónico, obtener direcciones, evitar accidentes, reproducir discos de  DVD o seleccionar música mediante comandos de voz sencillos.
Los sistemas de navegación y de entretenimiento, gracias a la tecnología de reconocimiento de voz, permitirán a los conductores ajustar la temperatura de la cabina o llamar a casa mientras mantienen sus manos en el volante y los ojos en la carretera.

Control sobre cambios de ruta y mejor manejo de equipaje extraviado. La ubicación de aviones, tripulaciones y puertas de embarque en los aeropuertos será optimizada gracias a un sistema inteligente que tendrá la capacidad de prever demoras y redirigirá a los pasajeros antes de que estos lleguen al aeropuerto.
Los quioscos darán a los viajeros control sobre los cambios de rutas y un sistema unificado de aerolínea y aeropuerto mejorará la seguridad, mientras que disminuirá drásticamente los errores en el manejo del equipaje.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.