El Volvo V60 Hybrid, uno de los casos de éxito de los carros ecológicos

La marca sueca debió aumentar su capacidad de 1.000 de estos vehículos al año a 10 mil por la creciente demanda que tiene a pesar de pertenecer al segmento Premium en Europa.

Redacción Motor

03:42 p.m. 06 de mayo del 2013

No todos lo proyectos de fabricar autos ecológicos prosperan y en la época actual estamos inmersos en un mundo que se está acomodando a una tipología y a una industria que a pesar de sus bondades en materia de emisiones, no siempre es la más económica de adquirir, ni la más fácil de mantener, ni la más barata. Pero a pesar de ello, hay casos de éxito que abren las puertas a la esperanza de estos proyectos, como el caso del Volvo V60 Híbrido y enchufable.

Este carro ecológico, que arrancó con una configuración que no prometía ser muy atractiva, pues combinaba un motor diésel con otro eléctrico, además de un 'costo de promoción' de unos 140 millones de pesos (57 mil euros) que lo ubicó en el segmento Premium en Europa, obligó a la empresa sueca a abandonar sus tímidas proyecciones de vender 1000 unidades al año y  llegar en la actualidad a elevar su producción a 10 mil debido a la gran demanda que ha tenido.

En su autonomía y consumo puede radicar parte del éxito comercial, pues su rango en modo 100% eléctrico es de 50 kilómetros y consume apenas 1.9 litros por cada 100 kilómetros, lo cual es sorprendente si se tiene en cuenta que el conjunto mecánico le permite disponer de una potencia combinada de 285 caballos y un torque de 640 Nm, cifras que le permiten pasar como un 'lobo con piel de oveja' en las carreteras pues su velocidad máxima es de 230 kph y alcanza de 0 a 100 kph en 6.4 segundos.

Y otro dato más. Este carro no se concibió para tener esta tipología. La marca simplemente adapto un V60 convencional para simplificar su producción y se concentró en desarrollar dos ejes de propulsión independientes sobre los que instalar cada uno de los motores. Ah, claro, esto también permite que el carro pueda contar con tracción total.

Esta es la razón para que los costos para Volvo hayan sido mínimos, amortizados por los escasos cambios sobre el modelo normal, y que ahora se hable de aumentar su producción, que se multiplicó por 10, con bastantes réditos para la firma sueca pues en los dos primeros años de producción ya estaban cubiertos.

Sólo una duda hace saltar chispas. ¿En el futuro de la movilidad sostenible no estará contemplada una fórmula de éxito que esté diseñada para que los segmentos populares, que son mayoría en el gran parque automotor del mundo, puedan acceder a estas tecnologías?

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.