No se vuelva un ocho con su 4x4 y úselo como se debe

No importa si es automático o manual, le ayuda al conductor a saber, con un testigo, si está circulando en 2WD (tracción en dos ruedas) o 4WD (en las cuatro).

Redacción Motor

05:36 a.m. 23 de mayo del 2014

Un alto porcentaje de quienes compran las llamadas crossover o SUV suelen entregarlas dos o tres años después para recambio sin siquiera haberlas embarrado. Las revenden sin saber qué es eso de 4WD y, menos aún, cómo funciona el ‘bajo’ de los llamados ‘todoterrenos’.

Por eso muchas marcas especializadas en este tipo de vehículos, además de dictar charlas a sus compradores sobre el buen uso de los sistemas, han lanzado al mercado versiones con tracción 4x2, más aterrizadas a las necesidades de transporte de sus clientes.

Pero, ¿cómo funciona un vehículo 4x4? Los automáticos de hoy traen un botón que le permite al conductor transitar, bien sea con la tracción (fuerza) del vehículo en las dos ruedas traseras, o bien en las cuatro ruedas, con tan solo oprimirlo. En cambio, los vehículos de caja manual suelen traer esa opción en una pequeña palanca de cambios, llamada ‘de transferencia’.

Ambos sistemas –automático y manual– le ayudan al conductor con un testigo que le indica si está circulando en 2WD (tracción en dos ruedas) o 4WD (tracción en las cuatro).

Con información de Cesvi Colombia

En arena

Se debe manejar con una velocidad constante, es decir, con las revoluciones del vehículo en un solo punto, sin aceleraciones bruscas ni giros cerrados. Si los tramos son muy blandos, se deben recorrer a alta velocidad y bajar de cambio rápidamente, en caso de ser necesario.

El freno debe utilizarse lo menos posible y si queda atascado en un montículo, lo mejor es colocar unas planchas bajo las ruedas y acelerar lo menos posible. Esa plancha puede ser un cartón, ramas, piedras o cualquier elemento que les arme ‘piso’ a las llantas.

En barro

Patinar en el barro no trae consecuencias gravas para el vehículo, pero enterrase en él sí. Por eso es importante ‘estudiar el terreno’ antes de enfrentarlo para escoger al sitio en donde el piso tiene mejor consistencia.

Durante la marcha es clave utilizar un cambio que le proporcione al vehículo un buen torque y ‘reserva’ suficiente de revoluciones, es decir, pasar en 'segunda' o ‘tercera’ a los sumo y mover el volante hacia la derecha y la izquierda suavemente para que las llantas no se entierren.

Utilice la tracción 4x4 en la posición ‘low’ (bajo) y vaya aumentando lentamente la velocidad, ojalá en segunda marcha y cambiar a tercera, solo si es necesario.

Durante el paso no se debe acelerar bruscamente y mantener una velocidad constante para no perder el control. Tampoco se debe circular demasiado despacio porque se corre el riesgo de hundirse.

En destapado

La recomendación es bajarle un tanto a la presión de las llantas si se sabe de antemano que se recorrerá un trecho grande en destapado, para evitar vibración excesiva y desajustes en carrocería y suspensión.

También es recomendable circular con las ventanas arriba y el control de ventilación puesto para recibir aire de afuera y evitar el polvo de los demás vehículos.

Algunas recomendaciones

Las huellas dejadas por otros. Si no son muy profundas, lo mejor es transitar sobre ellas; pero si alguna de ellas lo es, lo mejor es transitar con ‘medio carro’ sobre la huella superficial y el otro medio en el barro, sin darle demasiada potencia al vehículo.

Las zanjas. Tómelas diagonalmente y con una sola rueda. Si las crestas de las zanjas son iguales, también deben afrontarse rueda por rueda para evitar que el vehículo quede en un momento dado con las cuatro llantas en el aire y sin tracción.

Los terraplenes. Lo mejor es tomar impulso para que las llantas delanteras se adapten rápidamente al terreno y la camioneta no se cuelgue, utilizando la función 4L (bajo) y evitar el embrague cuando baja. La función 4L ayuda a frenar el vehículo.

Fuente: Cesvi Colombia

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.