Vuelve la ley para endurecer las penas a los conductores ebrios en Bogotá

Un acto simbólico que se realizará el próximo martes será el punto de arranque de un nuevo intento para endurecer las penas para quienes manejen en estado de embriaguez.

Redacción Motor

10:19 p.m. 19 de julio del 2012

El próximo martes, un acto simbólico en el que participarán familiares de víctimas de accidentes de tránsito causados por conductores ebrios, será el punto de arranque de un nuevo intento para endurecer las penas para quienes manejen en estado de embriaguez.

La representante Gloria Stella Díaz, promotora de este proyecto, que fracasó en la pasada legislatura, sostiene que ya se ha hecho de todo, campañas como inteligencia vial, entregar las llaves y conductores elegidos, "y no ha sido suficiente. La vía es la penalización. Solo la cárcel frenará a los conductores ebrios".
 
El proyecto de ley tiene tres puntos esenciales: Se elimina la casa por cárcel para los que causen muerte o lesiones desde el mismo momento en que ocurran los hechos. Es decir, se acaba eso de que la familia se va para el entierro y el causante del accidente se para su casa.
 
La calificación del delito: se pasa de homicidio culposo a homicidio doloso en la modalidad de dolo eventual. Eso quedará expresamente en la ley para que no haya lugar a interpretaciones, explicó la congresista.
 
Tomar y manejar se convertiría en delito. Un conductor que sea sorprendido manejando bajo los efectos del alcohol será castigado con 36 horas de arresto en un centro especial.
 
El camino legal hacia la cero tolerancia
 
Hasta antes de que entrara en vigor la Ley 1326 de 2009, presentada por la representante Gloria Stella Díaz y aprobada por el Congreso, las penas para conductores ebrios que causaban muerte o lesión eran de un máximo de 13 años de cárcel. Gracias a esa normativa, hoy pueden llegar a significarle al conductor borracho hasta 27 años de prisión. Otra de las leyes claves para combatir el problema fue la propuesta por el senador Juan Lozano, en la que se establece como obligatoria la prueba de alcoholemia y se crea el grado cero de embriaguez.

En el primer caso, si un conductor se niega a someterse al control, el Ministerio de Transporte le puede suspender la licencia por un término de entre 5 y 10 años. En el segundo, quedó establecido que entre 20 y 39 miligramos de etanol en 100 mililitros de sangre (dos cervezas) son suficientes para generar la suspensión de la licencia entre 6 y 12 meses. Anteriormente, el mínimo para dar positivo en una prueba de alcoholemia (grado 1) era entre 40 y 99 miligramos de etanol.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.