La Yamaha Vino, conocida como la 'Retro', llega a la Colección Mitos de Dos Ruedas

Nació en 2002 y llegó equipada con un motor monocilíndrico de 50 centímetros cúbicos de origen Minarelli. Desde entonces ha sumado cambios estéticos y diferentes versiones de motores.

Redacción Motor

12:28 a.m. 08 de noviembre del 2013

El mercado de las scooters tuvo un renacimiento ines­perado y en particular los modelos de marcas clásicas como Vespa o Lambretta, pasaron a con­vertirse en objetos de culto.

Lo “retro” volvió a estar de moda y no solo entre las motos, porque Volkswagen reeditó el clásico Escarabajo y también Mini lanzó una renovación de su modelo Cooper.

En la senda de la clásica Vespa, Yamaha lanzó su propia scooter, llamada Vino, que gracias a su buena relación precio-producto, a su logrado diseño y a un motor de gran rendimiento logró posi­cionarse como una opción destacada en el competi­tivo segmento de las motos urbanas.

La denominación oficial de fábrica fue YJ50R, cuyo número remite a la cilindrada del motor, pero la mayoría la conoció simplemente como Vino.

La inspiración estética es la Vespa sin formas extravagantes ni detalles exóticos, un ejemplo de equilibrio entre categoría y simpleza las simi­litudes se advierten a simple vista, sobre todo en la horquilla delantera y en la forma del chasis.

A pesar de su espíritu ciudadano, la primera gene­ración de la Vino fue la más “picante” y con las mejores cifras de aceleración, gracias al motor monocilíndrico de origen Minarelli, una máquina muy simple, con refrigeración por aire y carburador, pero que igual se destacó por su gran desempeño.

A partir de 2005, la YJ50 fue reempla­zada por la XC50, que fue conocida como Vino Classic.

Reclámela mañana

Para obtener la Yamaha Vino, recorte el cupón que circula mañana con EL TIEMPO, más 13.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.