El turbocompresor eléctrico ofrecerá mejores prestaciones y menores consumos

En la onda de la optimización, la compañía británica CPT está a punto de llevar a la producción este nuevo dispositivo que no tendría 'efecto lag' y si presión y caudal óptimos en cualquier momento.

Redacción Motor

09:53 p.m. 13 de septiembre del 2012

Controlled Power Technologie (CPT), una compañía británica que se especializa en la optimización de la propulsión de vehículos para cumplir las normas de emisiones en todo el mundo, anunció que el prototipo de turbocompresor eléctrico ya está listo para su producción en serie.

Este desarrollo estaría directamente relacionado con las nueva modalidad en la industria de recurrir a más de dos turboalimentadores, uno para las bajas y otro para las altas revoluciones, que se acoplan a bloques de pequeñas cilindradas.

Con las posibilidades que ofrece la llegada de la sobrealimentación eléctrica, se podría reducir a un sólo turbocompresor que no tendría el efecto lag y mantendría la presión y el caudal de oxígeno suficiente en cualquier momento. Esto mejoraría las prestaciones y reduciría los niveles de consumo.

Para los estudios sobre este nuevo desarrollo, que se basa en llevar la hibridación a un nivel más bajo, pues se mezcla el motor de combustión alimentado por un turbo eléctrico, se utilizó un Volkswagen Passat equipado con un 1.4 TSI de 122 caballos de potencia.

El modelo resultante, denominado LC Super Hybrid, recibió 20 caballos adicionales hasta las 142 unidades de potencia y su torque se mejoró en 75 Nm, hasta llegar a un total de 275 Nm. También se redujo su consumo hasta los 5,6 l/100 Km y sus emisiones hasta los 130 gramos de CO2.

Como ventaja adicional, este nuevo producto resulta más barato de instalar en las líneas de producción, si se tiene en cuenta los beneficios que supone frente a un costo adicional estimado entre 750 euros, (1.725 mil pesos, aprox).

A su vez, CPT también informó que el fabricante de estos nuevos turbos será la empresa Valeo pues ya tiene las licencias para convertirse en el primer constructor en montar una producción en serie de turbocompresores eléctricos.

DATOS
En la actualidad existen otros prototipos de turbocompresor eléctrico como los diseñados por Rotrak, Fallbrook Tech o BMW.

La aplicación de los turbocompresores eléctricos abarcaría motores diésel y gasolina para carros y camionetas, e incluso se podrían montar en vehículos de mayor peso destinados al transporte de carga y pasajeros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.