'Vehículos europeos son menos ecológicos de lo que aseguran los fabricantes'

Un informe de la Comisión Europea dice que los constructores aprovechan los vacíos existentes en las pruebas para 'exagerar' en las características que ofrecen los vehículos. Polémica.

Redacción Motor

07:28 p.m. 08 de febrero del 2013

Un informe de la Comisión Europea, que posiblemente fomente un acalorado debate sobre los niveles permitidos del dióxido de carbono, halló que los vehículos son bastante más contaminantes y menos eficientes con el combustible de lo que sus fabricantes aseguran.

Las simulaciones empleadas para probar los nuevos autos nunca han reflejado a la perfección las emisiones actuales. Sin embargo, un análisis encargado por la Comisión y realizado por tres firmas consultoras halló que las "flexibilidades" perjudicaban al consumidor, beneficiaban a los fabricantes y ponían en peligro los objetivos de la Unión Europea en materia de emisiones.

Pruebas técnicas como usar neumáticos con una tracción extra o conducir sobre una superficie lisa poco realista podrían representar aproximadamente un tercio de la caída registrada por los fabricantes en emisiones de dióxido de carbono (CO2) en la Unión Europea entre 2002 y 2010, dijo.

"Francamente, la gente debería estar absolutamente indignada. Esto es quitarle dinero al consumidor de su bolsillo porque las bajas emisiones se han convertido en un argumento poderoso de venta. La industria le da cien vueltas a este procedimiento para obtener los niveles más bajos que no se replican en condiciones reales", dijo una fuente de la UE a Reuters bajo condición de anonimato. 

Desinformación al consumidor 
Las emisiones de dióxido de carbono fueron de 167,2 gramos por kilómetro (g/km) en el 2002 y de 140,4 g/km en el 2010, según cifras del informe, lo que da una reducción media total en todos los coches nuevos de la UE de 26,8 g/km.

El estudio atribuyó 9,1 g/km, o aproximadamente un tercio de esa reducción, a la forma en que estaban realizadas las pruebas, en lugar de a la mejora tecnológica.

"Esto significa que los vehículos no dan al usuario final las prometidas reducciones de costo de combustible, llevando a desinformación al consumidor", dijo el informe, llevado a cabo por la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada (TNO, por sus siglas en inglés), la empresa con sede en Reino Unido AEA Ricardo y IHS Global Insight, de Estados Unidos.

Con este proceso ampliamente usado, las flexibilidades podrían ser explotadas en un momento en el que continúa el debate en Bruselas sobre la aplicación del objetivo de 2020 para reducir la media de emisiones en toda la flota de la UE a 95 g/km.

Además del objetivo para 2020, la Comisión está revisando la legislación de las pruebas, pero no se espera que acabe con todas las vulnerabilidades.

En todo el mundo, las Naciones Unidas están trabajando en nuevos patrones de medición. La Comisión dijo que las nuevas pruebas a partir de 2016 deberían "mitigar" el efecto de estas flexibilidades entre la diferencia entre emisiones verdaderas y las que se producen en el 'laboratorio', aunque "algo de tolerancia es necesaria por razones prácticas".

La organización europea de consumidores BEUC calculó que esa flexibilidad significaba que los consumidores pagaban hasta 135 euros más en combustible, basándose en los precios de carburante de hoy y sobre 14.000 km de conducción en un carro adquirido en 2010.

Con información de EFE.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.