Verificar mensajes de voz o usar el 'manos libres' también ocasiona accidentes

Investigadores estadounidenses concluyeron que estas actividades distraen más a los conductores que escuchar música, manipular el celular con las manos o conversar con los ocupantes del vehículo.

Redacción Motor

08:52 p.m. 12 de junio del 2013

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Utah, en EE. UU., y patrocinado por la Asociación de Automovilistas de Estados Unidos, AAA, concluyó que enviar un SMS por reconocimiento de voz mientras se conduce genera más distracción que escuchar la radio, hablar por celular con manos libres o conversar con los otros pasajeros del vehículo.

El equipo que desarrolló la investigación aplicó una nueva técnica para medir la distracción cognitiva de los conductores de vehículos. Los 32 participantes del estudio (12 hombres y 20 mujeres entre los 18 y 33 años) se sometieron a una serie de pruebas realizadas en automóviles y en simuladores, unidos de un casco con sensores para detectar sus movimientos y reacciones.

Los primeros resultados de esta investigación demostraron que el envío de mensajes de texto en un teléfono móvil a través de la nueva tecnología de reconocimiento de voz, ya presente en muchos vehículos dentro de los sistemas de infoentretenimiento, genera una distracción mayor para el conductor que escuchar la radio o hablar con otros pasajeros. "El hecho de que la nueva tecnología permita al conductor mantener sus ojos en la ruta no significa que se garantiza total seguridad cuando el vehículo está en movimiento", explicaron.

Los investigadores también descubrieron que hablar por teléfono a distancia (manos libres) no es significativamente más seguro que agarrar el teléfono con la mano, aunque el riesgo de su uso no es tan elevado como los sistemas que convierten voz en texto pues son los que más distraen.

Los análisis realizados indican que este tipo de actividades aumentan los niveles de distracción y volumen de trabajo mental de los conductores hasta alcanzar el grado 3, el más peligroso. Mientras tanto, hablar por teléfono, ya sea con manos libres , mientras se conduce supone un grado 2 de peligrosidad, mientras que acciones como escuchar la radio suponen un grado 1 de distracción, el menos peligroso.

El presidente de la Fundación para la Seguridad del Tráfico de la AAA, Peter Kissinger, dijo a través de un comunicado que "estas conclusiones refuerzan investigaciones previas de que servicios de manos libres no están exentos de riesgos". "El aumento del volumen de trabajo mental y las distracciones cognitivas pueden producir un tipo de visión de túnel o ceguera por falta de atención en el que los conductores no ven los peligros potenciales en frente de ellos", añadió Kissinger.

La AAA solicitó a los fabricantes que limiten el uso de tecnologías de mensajes de voz a "actividades centrales relacionadas con la conducción" como el control de temperatura, la puesta en marcha del limpiaparabrisas y el control de velocidad. El grupo también pidió que los fabricantes impidan que funcionen, mientras el vehículo está en movimiento, las tecnologías que leen textos o que convierten mensajes de voz en texto, por ejemplo para interactuar con correos electrónicos.

La AAA explicó que estas medidas son especialmente necesarias ya que se prevé que de aquí al 2018 el número de vehículos que tienen sistemas de infoentretenimiento que incluyen este tipo de características, se multiplicarán por cinco en Estados Unidos. "Se avecina una crisis de seguridad pública con la futura proliferación de estas tecnologías en los vehículos" advirtió el presidente de la AAA, Robert Darbelnet.

DATO:
Un informe del Consejo Nacional de Seguridad publicado el año pasado encontró que el 24 por ciento de los accidentes de tráfico en ese país está relacionado con el uso del teléfono móvil mientras se conduce, a pesar de las prohibiciones en muchos estados.

Con información de agencias.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.