Volvo consigue ahorro en consumo de combustible y más seguridad con la conducción autónoma

Con pruebas en tiempo real por las autopistas de España, la marca sueca ya tiene los primeros resultados de su proyecto Sartre, con el que pretende liderar la conducción sin intervención humana.

Redacción Motor

05:01 a.m. 19 de septiembre del 2012

Prevenir accidentes, reducir los consumos de combustible, acortar tiempos en los trayectos y mantener ese 'liderato' que ha caracterizado a la firma en temas de seguridad, entre otros, son algunos de los objetivos que busca el fabricante Volvo con su proyecto Sartre, el cual pretende avanzar en el uso de la conducción autónoma.

Nuevamente, el fabricante sueco deslumbró a los habitantes de algunas ciudades de España al realizar otra prueba en tiempo real con este tipo de vehículos. Este proyecto, que pretende concebir la conducción autónoma en vías rápidas optando por caravanas o 'trenes' donde un primer vehículo lidera un grupo de varios carros que interactúan entre sí para mantener una misma distancia, velocidad y dirección, es el pilar número uno con que la firma busca liderar dentro de la industria este nuevo estilo de conducción.

En una autopista cercana a Barcelona Volvo formó una caravana con un Volvo XC60, un V60 y un S60, mas un camión circulando en modo automático seguido por otro de las mismas características como vehículo guía. Según los investigadores y científicos que lideran el plan, alcanzaron a recorrer una distancia de 200 kilómetros con total satisfacción.

De esa forma, el conductor podría, en cierta manera, realizar otro tipo de actividades como leer, enviar e-mail, comer, manipular los dispositivos móviles o interactuar de manera directa con los acompañantes mientras se desplazan por la carretera a una velocidad máxima de hasta 85 kph y, en cierto caso, cuando el piloto requiera cambiar de ruta, estacionar o tanquear, pueda retomar el control total del vehículo.

Cada vehículo incorporado en este programa y adaptado para tal fin, cuenta con un radar, una cámara y un láser para que el volante, el acelerador y el freno sean controlados por el vehículo líder, que en esta caso es un camión de la misma marca.

De hecho, explican que fuera del software que controla la comunicación entre los vehículos destinados a estar pruebas, la red inalámbrica instalada entre ellos es lo que los diferencia de otros automóviles disponibles en los concesionarios en esto momentos.

La marca sueca es consciente que así se podría ahorrar hasta un 20 por ciento del consumo de combustible, mejorar la seguridad en las carreteras y la fluidez del tránsito.

El proyecto Sartre es financiado por la Comunidad Europea y ejecutado por Volvo, y está calculado para que el proceso de investigación y pruebas puede durar los próximos diez años.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.