Volvo predice que en el año 2020 ya existirán los carros que se conducen sin intervención humana

La casa sueca se atrevió a vaticinar que para el final de la segunda década del siglo XXI todos los sistemas y ayudas de conducción autónoma harán desaparecer los errores humanos abordo de los autos.

Redacción Motor

08:36 p.m. 01 de febrero del 2013

Volvo, uno de los 'futurólogos' más reconocidos de la industria automotriz, vuelve a hablar sobre el porvenir de la tecnología del automóvil en un campo que conoce bien: el de la seguridad.

Gracias al desarrollo de sistemas de asistencias de conducción como los sensores, los radares, las cámaras, las alertas de cambio de carril, los controles de tracción, los sistemas antivuelco, los gps o navegadores, que poco a poco se van combinando para trabajar en mancomunidad, hacen que cada vez los errores humanos y las fallas de atención vayan desapareciendo de una conducción en la que cada vez menos interviene el piloto.

Por estas razones y en sintonía con dichos avances es que Volvo y fabricantes como Bosch o Continental señalan que, a partir del año 2020, la conduucción autónoma, estará tan perfeccionada que para ese momento ya se venderán carros que no requieran de la atención del conductor.

Volvo quiere y se ha puesto en la tarea de ser un referente de la conducción autónoma en el mercado, apostando por tecnologías de vanguardia en toda su gama de modelos y presentando avances tecnológicos como la tecnología Volvo City Safety (tecnología diseñada para prevenir colisiones conduciendo de forma más segura en la ciudad) y en realizar pruebas de caravanas inteligentes, en las que un carro nodriza guía a los demás, en sus movimientos, velocidad e intervenciones.

Las asistencias que hoy en día comienzan a hacerse comunes en diversos segmentos, darán paso a tecnologías con mayor automatización de sus tareas, generando a su vez sistemas interconectados que permitan hablar en términos reales de conducción autónoma.

Solo el tiempo se encargará de que los vehículos y la tecnología hagan ese recorrido lleno de bastantes interrogantes, pero donde la industria ha fijado su disposición de ofrecer nuevas y mejores garantías, no sólo en seguridad, sino en confort y eficiencia.

El único interrogante seguirá siendo si los amantes de la conducción relegarán el placer de llevar el carro bajo el dominio de su sensibilidad y sus sentidos para convertirse en actores pasivos de la ruta.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.