Volvo usará imanes en la vía para perfeccionar su sistema de conducción autónoma

A través de magnetos instalados en la vía, debajo de la superficie, cada vehículo tendrá una referencia de su posición, mejor que los GPS y que las mismas ayudas de video.

Redacción Motor

09:41 p.m. 12 de marzo del 2014

Para el experimento, Volvo cuenta con una vía que mide 100 metros de largo, en la que hay muchos imanes de ferrita introducidos en el asfalto a veinte centímetros de la superficie. Allí, un vehículo, equipado con sensores inductivos que analizan en tiempo real el paso sobre los magnetos de la calzada, usa esa información para ubicarse y determinar el posicionamiento exacto.

La marca tiene bien adelantado el proyecto y anunció que en 2017 tendrá ya una centena de modelos autónomos, más aún cuando la instalación de ese tipo de imanes resulta muy económica en grandes cantidades.

No obstante, este ‘atrayente’ sistema de ubicación no sería usado sino exclusivamente en los sitios en donde las condiciones climáticas u otras dificulten el correcto desempeño de los dispositivos convencionales como cámaras de video y sistemas de posicionamiento global, usados por la mayoría de marcas que avanzan en la conducción independiente.

De esa manera, la mayor ventaja de los imanes de Volvo resulta de su inmunidad contra la nieve, lluvia, arena u otras inclemencias del ambiente.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.