Zagato plasmó su huella sobre el Z4 de BMW para hacer más bello y seguro ese cupé

La marca alemana vuelve a sus orígenes en la búsqueda del diseño italiano para hacer otro clásico imperdible con el Zagato Coupé. Carrocería hecha a mano, techo doble burbuja y una 'cola' sin igual.

Redacción Motor

09:06 p.m. 28 de mayo del 2012

Fotos del BMW Zagato Coupé

El Concurso de Elegancia de Villa del Este, en el lago Como, será el escenario en el que Zagato presentará su más reciente ejercicio de diseño hecho sobre la plataforma del BMW Z4.

Este único modelo se denominó BMW Zagato Coupé y en el se plasman los orígenes de la marca alemana cuando recurría a los prestigiosos carroceros italianos para darle vida a sus más encumbrados y exclusivos autos deportivos.

De hecho esta relación nacería en 1939, cuando se hizo el BMW 328 cuya carrocería estaba hecha en aluminio y que corrió en la famosa carrera de la "Mille Miglia". De hecho, este automóvil ganó la mítica competición italiana en 1940 y este hito fue el punto de partida para que la casa alemana estableciera contacto con el diseñador Renzo Rivolta que le daría vida al extraño Isetta.

Ahora, la familia Marella Rivolta, que es la esposa de Andrea Zagato y la directora de Arte, vuelve a trabajar para BMW rememorando la tradición de diseñadores italianos que produjo 'joyas' como los BMW 3200 Michelotti Vignale y BMW 700 en 1959, el BMW 3200 CS Bertone en 1962 y el súper deportivo M1 de motor central en 1978.

Volviendo a la máquina, la nueva creación de la casa Zagato, destinada específicamente para este prestigioso concurso de belleza automovilística, tiene trazos que la hacen inigualable y única pieza de colección.

Lo primero para decir es que este auto debía cumplir una regla, ser tan seguro tanto pasajeros como peatones, sin perder la deportividad. Con este límite, los ingenieros y diseñadores de Zagato aportaron soluciones creativas y llamativas como por ejemplo, el techo de doble burbuja que mejora la aerodinámica y la rigidez torsional de la carrocería.

Pero la huella del carrocero italiano nace desde el prominente y alargado frontal y el aumento de su anchura que le da una mayor impacto sobre la vía. Cuenta con la tradicional forma de la parrilla BMW pero con un panel de fondo en el que se entrelaza la firma de Zagato.

El bómper original se rediseñó y tiene unas enormes entradas de aire que resaltan las luces frontales y los gigantescos pasos de rueda aumentan su musculatura, que juega en conjunto con las branquias laterales y la caida del techo desde el grueso pilar B. La diminuta ventanilla posterior incrementa su perfil dinámico.

En la parte posterior los aplausos se los lleva la 'cola' Kamm o cola tronca, como solución aerodinámica en la que Zagato ha trabajado desde los años sesenta, y que de aporta el sello perfecto por su estilo compacto y rudo que además, se acompañan de un cristal a ahumado detrás del que están los stops y la zona central.

Esta solución nacida en los sesenta de la mano del diseñador alemán Wunibald Kamm consiste en estirar el techo hasta el vidrio posterior y terminarlo en un spoiler que cae en ángulo de 90 grados hasta el suelo.

La pintura merece un capítulo aparte, pues está compuesta por 8 capas, una negra, una plateada y 6 más de la tonalidad "Rosso Vivace", creada de forma exclusiva para este carro. Este tratamiento le da una gran variedad de matices que depende de la posición de la luz.

Este carro no se producirá ni siquiera en serie limitada, por lo que seguramente llegará a las manos de un afortunado coleccionista.

Fotos del BMW Zagato Coupé

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.