José Clopatofsky
José Clopatofsky

“La aritmética de caucho”

¡Qué ignorancia la del Mintransporte sobre el sector que rige!

12:28 a.m. 09 de febrero del 2016

Comentando en los pasillos de la redacción sobre los últimos episodios en los cuales los ministerios de Transporte y de Minas han sido protagonistas muy desafortunados de medidas como las de las tablas para los impuestos de los carros usados, o los tumbos con los precios de la gasolina, un colega de los más altos quilates en materia económica y política me definió de una manera dramática y exacta la situación: “… para este gobierno, la aritmética es de caucho…”

Es decir, la maneja a su antojo y conveniencia, pasando por encima de las políticas, tecnologías y fórmulas que tanto dice haber estudiado y afinado para el bien de todos los colombianos.

El caso de los dos precios que Minminas le fijó a la gasolina con 48 horas de diferencia, uno al alza, claro, y luego otro devolviendo el valor, con el pretexto de una escasez nacional de etanol, indica que en esa cartera no estaban al tanto del suministro de un insumo de semejante incidencia en los combustibles. Increíble.

Luego explicaron que la escasez era parcial y que solamente la gasolina de ciertas ciudades y lugares pequeños y de baja incidencia en el consumo nacional estaría sin etanol, por lo cual no se le podía cobrar al usuario el precio de un componente que no estaba entregando. Si es así, no hay razón para que el precio se haya modificado a nivel nacional cuando era una afectación local.

Por las razones que fueran, mágicamente la famosa fórmula de la sostenibilidad de los precios mediante la cual nos cobran siempre de más por los combustibles se torna elástica, cuando siempre han dicho que es una ecuación con todas las variables técnicas y que su equidad es perfecta. Todo parece ser un lindo enunciado hasta cuando la política mete manos en la aritmética, campo en el cual tienen propósitos tradicionalmente antagonistas, empezando por las cuentas de los votos que nunca les cuadran.

Y por seguir revisando los números, el descalabro del Ministerio del Transporte con sus nuevas tablas para cobrar los impuestos de los vehículos usados es otra muestra de la forma como juegan con los ciudadanos.

Ya sobre eso escribimos hace un par de semanas pero, como era previsible, la tormenta apenas levanta vuelo a medida que los afectados -alertados por todas nuestras informaciones en esta Casa Editorial, seguidas por todos los medios y abrumadoramente en las redes sociales- empiezan a buscar en las confusas y gigantescas tablas (ocupan 110 páginas del Diario Oficial) en la letra más ilegible posible, y encuentran toda suerte de desfases.

No podía ser de otra manera cuando aparecen 5.000 y pico nuevas referencias de modelos que cuando se vendían nuevos tenían alguna diferencia de equipo. Pero el precio de un carro con rines bonitos de hace 20 años con respecto al normal, hoy en el mercado del usado no tiene importancia y los modelos se vuelven genéricos. Los carros viejos valen por su estado, no por sus accesorios.

Considerar de alta gama un aire acondicionado, cuando es el accesorio que ofrecen los carros más baratos del país, como los chinos que se venden como ‘full equipo’, es una consideración fuera de foco, pues en ese caso deberían tasarlos como un Mercedes. Ese accesorio es hoy obligatorio para poder sobrevivir horas en los trancones de las calles y de las carreteras que el Ministerio regenta con muy malos resultados de movilidad, por la cual quiere cobrar más, para poder rodar con las ventanas cerradas y evitar que los ladrones desocupen el carro y para seguridad en la conducción. El Ministerio cree que eso es “alta gama”.

¡Qué ignorancia la del Mintransporte sobre el sector que rige! Con razón cuando a la ministra le preguntan sobre el tema, que es de su responsabilidad, da la espalda de manera arrogante y se niega a contestar. Si supiera del asunto, no vacilaría en explicarlo. Al eludir a la prensa, elude a los ciudadanos que tienen todo el derecho a reclamarle.

No sé qué pase con este lío después de escribir esta nota. La protesta nacional no podrán manejarla porque es un reclamo masivo el que se viene, pues los afectados tienen toda la razón en protestar por la cantidad de errores de apreciación, concepto y valor con los cuales los quieren clavar. Una vez más.

Seguramente, el omnipresente procurador habrá tomado nota de algo que sí le corresponde, como son las irregularidades que se han denunciado sobre la adjudicación del contrato a una empresa única concursante, cuyas calificaciones fueron insuficientes y que están visibles en el resultado del trabajo que entregó y sobre el cual se ha negado a dar explicaciones, dicen, por orden del Ministerio.

¿Cuál es el susto, si la “aritmética que se maneja es de caucho” y aguanta todo? Ojalá, menos esto…


FRASE
¡Qué ignorancia la del Mintransporte sobre el sector que rige! Con razón cuando a la ministra le preguntan sobre el tema, que es de su responsabilidad, da la espalda de manera arrogante y se niega a contestar. Si supiera del asunto, no vacilaría en explicarlo. Al eludir a la prensa, elude a los ciudadanos que tienen todo el derecho a reclamarle.

Más noticias

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.