José Clopatofsky
José Clopatofsky

Arranque 474 / Colombia necesita una política 'verde' en materia automovilística

El director de Revista Motor, reflexiona sobre la necesidad de una política para el uso de combustibles alternativos a la gasolina y el diesel en el país.

05:00 a.m. 23 de septiembre del 2008

 Hace ya unos cuantos días, por una gentil invitación del senador Juan Manuel Galán, tuve la grata oportunidad de asistir a una sesión de la Comisión Segunda de esa corporación y expresar ante un selecto auditorio de parlamentarios, el ministro de Minas, vicepresidente de Ecopetrol, el director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos y otros funcionarios de 'alto octanaje' del gobierno en la materia, algunos puntos de vista acerca de los combustibles y vehículos del futuro y del 'desalineamiento' de nuestro gobierno con respecto a ellos.

Precisamente esto coincide de manera perpendicular con la traída a Colombia de un pequeño carro eléctrico proveniente de la India, cuyo precio de 48 millones de pesos resulta desproporcionado con su tamaño, aplicación y la misma favorabilidad ambiental. Sus importadores están reclamando alguna gabela tributaria para hacerlo viable, que fue precisamente mi planteamiento en el Senado.

Colombia no tiene en este momento ninguna política acerca de los automóviles y combustible alternativos que se están desarrollando. Estamos centrados en promover de manera poco técnica, al parecer por las propuestas que se conocen, en subir a la brava las proporciones de etanol o biodiesel en los combustibles actuales.
Poner más del 10% de etanol en la gasolina implica crear una red independiente de distribución para una mezcla más alta pues los motores de los 3 millones o más de vehículos de gasolina actuales no la soportan. También expenderlo a voluntad del cliente hasta un 85%, momento en el cual se puede estimular el uso de carros 'flex', que reconocen la mezcla y se ajustan solos.

Pero eso debe ser una opción, no una obligación, y estimularla con un menor impuesto. Hoy no hay etanol para toda la gasolina que consumimos y pretender que en dos años todos los carros nuevos sean 'flex', es una utopía. Como lo es el uso obligatorio de biodiesel de alta concentración vegetal, que no aplica a los motores del 99% del parque nacional.

Por ello, en esa misma sesión, con fuertes argumentos, la senadora Cecilia López le reclamó al ministro por un favorecimiento especial y desproporcionado para los particulares que están metidos en ese negocio que parece suculento y que podría ser, con una participación estatal, un beneficio comunitario.

Más allá de eso, sugerí una ley orgánica que reduzca los impuestos de IVA (que son de ley) y los aranceles, en medida justa y con requisitos severos, pues está claro que ni los carros híbridos o eléctricos tienen comercio de no mediar un amplio subsidio gubernamental pues los precios de los vehículos son muy elevados y el sostenimiento y compra de las baterías resulta muy oneroso. Y más, en una economía tan pobre como la nuestra para pretender que esos autos fueran de uso masivo. Si un carrito de golf vale mucho más que un Twingo nuevo ¡hagan cuentas!

Para no hablar de técnicas tan remotas y costosas como las que tímidamente buscan camino en sociedades de alto poder  adquisitivo como son los motores para hidrógeno o los de pila de combustible.

Pero hay que tener al país preparado para que lleguen y estimular que vengan y eso implica crear una ley marco para un futuro verde en materia de locomoción.

Ese tema no se puede manejar como ideas aisladas de algún parlamentario o político de excelentes olfato e intenciones, como he tenido oportunidad de conocerlas, sino que debe ser una acción y propósito de gobierno para que no nos ocurra la penosa situación de que hubo que hacer una LEY DE LA REPÚBLICA para que Ecopetrol mejorara el horrible Acpm que nos vende. Cuando esa debía ser su función natural, estatutaria e imperativa.

La charla fue muy interesante al cabo de la cual el propio Ministro de Minas me concedió la razón ¿en un 95% de sus planteamientos¿ y dejó un 5% para su cosecha en el sentido de que no compartía mis palabras sobre ¿desorden en el ministerio¿. Tiene razón en eso porque no fue la palabra adecuada, pero sí me ratifico en mi posición de que ni en este gobierno, ni en los anteriores, han pensado en ponernos a tono con el mundo moderno de los vehículos y los combustibles de una manera global y técnicamente futurista. Tenemos avances muy grandes en gasolinas y empiezan los del biodiesel, pero son ruedas sueltas a las cuales les falta un eje para que sean parte de una gran norma que les dé pies y manos a esos nuevos sistemas.

Fue una interesante y grata experiencia que ojalá, por allá en el fondo de las conciencias de nuestros padres y madres de la patria, esté haciendo camino. Lo necesitamos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.