José Clopatofsky
José Clopatofsky

Arranque 505 / El gobierno está con el motor golpeando

El director de la revista Motor, José Clopatofsky, critica la poca gestión que ha tenido el gobierno actual para tomar medidas frente a los desaciertos de sus ministros, especialmente el de Transporte

05:00 a.m. 22 de febrero del 2010

La hecatombe que el presidente Uribe quería tener a su favor para promover su tercer mandato parece que le ha llegado a su gobierno, pero totalmente en contravía de lo que pretendía lograr.
El clamor unánime del pueblo para que no se fuera a ir de un puesto que él y sus cercanos creen ciegamente es el único que puede desempeñar idóneamente,  se ha venido convirtiendo en protesta nacional por todos los potenciales perjuicios y problemas que se desprenderían de los decretos sobre la emergencia social.

Problemas que hoy la gente suma a una larga serie de desaciertos y empaca en un talego llamado descontento nacional o, si se quiere, en concordancia con la previa unanimidad que despertaba Uribe, dejémoslo en decepción colectiva.

Esta explosión de críticas por los proyectos de 'salud' no debería ser diferente a las que el Presidente debía atender por causa de las flojísimas gestiones de muchos de los otros ministerios, en los cuales al funcionario responsable le está golpeando el motor hace siete años y medio y muchos, ni ellos ni su jefe, se han dado cuenta de que están para 'sacar la mano'. Cosa que cualquier mecánico o técnico avezado previene cambiando las partes en cuestión si están dañadas o los fusibles si se van recalentando.

Pero en este gobierno los funcionarios que han fracasado en su trabajo o no han logrado una calificación acorde con su misión, se quedan indefinidamente como si no tuvieran responsabilidades personales, profesionales y políticas que van más allá del juego de las lealtades con el jefe, cuando su primera obligación es con la sociedad.

Va la historia a que el sector automotor no ha sufrido sino atrasos, trabas, improvisación, sobrecostos en el gobierno Uribe-Gallego, su fiel escudero del transporte. Pero no pasa nada con todas las quejas por los millonarios perjuicios que generaron con la implantación del RUNT a machetazos -herramienta que el citado ministro SÍ maneja muy bien. Con los sobrecostos a los camiones nuevos.

Con unas carreteras condenadas a ser una procesión paciente entre unos límites de velocidad totalmente desfasados y una horda de conos para cobrar partes a la lata. Con más de 100 mil motociclistas que al año reciben pase con cero instrucción, porque el Ministerio les da licencias con el recibo de pago. Y si enfocamos el retrovisor, no alcanzan las páginas para citar todos sus desatinos.

Esa incapacidad y negligencia han exasperado a la gente y ya comienzan a explotar totes en los bolsillos de los funcionarios, por ejemplo, con el fallo de la secretaria de tránsito de Funza, que desestimó un comparendo por exceso de velocidad al considerar que la ley ya autorizó los 120 kph como máximo y está vigente en todas las vías nacionales. Esta decisión, que genera controversia jurídica pero da bases para una jurisprudencia aplicable a nivel nacional, de inmediato desató las iras del general de las carreteras, quien calificó como un "exabrupto" que este diario hubiera publicado esa decisión. Cuando en realidad, el exabrupto proviene del Ministerio, al cual presta sus servicios esa rama de la Policía, que no ha reglamentado la citada ley a pesar de que se le vencieron todos los términos después de que el Presidente la firmara hace nada menos que ¡19 meses! Ahora, para tratar de mostrar algún interés en el tema, contrata con una universidad un estudio para averiguar lo que su despacho debía saber pero ignora, a juzgar por los pedidos de asesoría, que ojalá no resulten tan controvertidos como los que usó su colega Palacio.

Creemos que los ciudadanos tienen todo el derecho de conocer esa importante decisión judicial y el periodismo de informarla, pues es sumamente incidente en su vida diaria a bordo de un vehículo.

Con base en el fallo de Funza, muchas personas podrán impugnar los comparendos si se presentan ante la respectiva oficina y cuestionan la decisión dentro de los términos, pues hasta el momento, ninguna autoridad ha descalificado la determinación de la secretaria y no veo por qué ni cómo habrían de hacerlo, aunque el general anunció que la "tumbaría, marrr". Todo ciudadano está en su pleno derecho de acogerse a un fallo similar y los inspectores de tránsito ya tienen los argumentos para hacerlo.

Si el motor presidencial está golpeando, el distrital tiene peor salud mecánica y administrativa con todos los problemas de las obras, para meternos en nuestro campo únicamente. ¿Es posible que la directora del IDU y los demás responsables de todo el fracaso de los trabajos de la 26 y otros más sigan tranquilos en el cargo, incluyendo al Alcalde? En esta era, sí, porque si no se van los ministros, menos los funcionarios de otros rangos, no por ello menos influyentes y perjudiciales con sus decisiones. Hay muchas
preguntas sobre otras tantas denuncias y dificultades que no tienen respuestas correctas de parte de quienes nos gobiernan.

Definitivamente, al país le pudo convenir mucho el 'alvarismo' en su momento. Pero el 'uribismo' lo está acabando. O ya lo logró.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.