José Clopatofsky
José Clopatofsky

¿Cuentos de salón?

En su columna, el director de Revista Motor, se refiere al desempeño comercial que vivieron las marcas durante el pasado Salón de Bogotá 2016.

03:31 p.m. 29 de noviembre del 2016

Había muchas preguntas sobre la forma y función que tendría el pasado Salón del Automóvil de Bogotá. Primero, porque el mercado ha bajado de manera importante, un 15 por ciento, en el curso del año y más si se acumula el declive del 2015, y se pensaba que eso incidiría en la presentación de las marcas.

Por otra parte, la respuesta de la clientela era bien incierta y el sector entero confiaba en que esos días de feria sirvieran para cuadrar el año, tal como sucedió parcialmente en el 2015 cuando la gente se sacudió los bolsillos y compró anticipándose a la subida del dólar, que estaba en ese momento en la línea de partida hacia los 2.500 pesos. ¡Y pensar que ya casi está a 3.200!

En lo primero, es claro que todo el sector hizo su mayor esfuerzo y la presentación física de los pabellones, a pesar de sus altos costos de montaje y sostenimiento, fue excelente, con creatividad, elegancia, tamaño y mucha competencia entre las grandes marcas, que deriva en su mayor esfuerzo por hacerse ver.

Por supuesto, ese tinglado no surte grandes efectos si no hay nuevos vehículos bajo las carpas, y en ese aspecto también las ‘premieres’ fueron abundantes, aunque, en líneas generales, no tan espectaculares. Cada marca tiene sus ciclos de modelos y no siempre coinciden las oportunidades con las fechas del salón, por lo cual esa cartilla de estrenos es muy flotante. La confluencia de camionetas medianas (SUV) fue el eje de las noticias y de las ventas, para lo cual la oportunidad de comparar bajo un mismo techo todas las camionetas presentes y debutantes fue perfecta para la gama y el sector de compradores.

¿Explosión de ventas? Imposible evaluarlo por dos razones. La primera, el impacto en la cifra de matrículas solo podrá apreciarse en diciembre, pues el salón sucedió muy cerca del cierre de mes y no se habrán concretado en cheques y placas muchos de los negocios planteados en la feria. La segunda, porque hay que leer siempre los resultados del año-salón con los números de octubre y diciembre en la mano, porque siempre ha existido la incógnita de si lo que dice el mes del salón es un cierre de ventas que se represan el mes anterior a la espera de eventuales promociones y de las novedades, o si es un adelanto de lo que puede dar diciembre.

Los primeros datos indican que el salón estuvo muy parecido al del 2014 en público y negocios. La cifra de espectadores sigue siendo muy alta, se estima en unos 180.000, lo cual indica que la taquilla consulta más la población de visitantes que a los compradores, lo cual justifica su nombre de salón. De todas maneras, la entrada estuvo castigada por el invierno y las pocas disposiciones de Corferias para mejorar el tránsito de la gente sin empaparse, y la seguridad no fue la mejor porque abundaron los robos. A eso se suman dos tardes de fútbol que anclaron a la gente en sus casas.

Lo que pudimos concluir es que las más favorecidas proporcionalmente fueron las marcas de alta gama y de carros exóticos, que no ponen mucho volumen en unidades pero sí en plata. Por ejemplo, pulverizaron la oferta de Camaro, los Range Rover Evoque se evaporaron apenas pisaron Corferias, hubo clientes que se llevaron BMW del stand de una vez a la calle, Mercedes tenía tantos carros y modelos de todas las letras como más de mil compradores, Volvo caminó y pasó sus presupuestos, Jaguar coronó muchas ventas y BMW también atoró su lista con muchos cientos de pedidos. En total, en unidades de alta gama por encima de los 150 millones de pesos, se negociaron más de ¡2.500 vehículos! Eso quiere decir que plata hay y estas cifras no son cuentos de salón.

Las ventas de niveles medio y bajo fueron también notables y para varias marcas este noviembre, que se abordó con mucho escepticismo, fue el mejor mes de su historia. Por lo tanto, la industria puede decretar misión cumplida y ahora afronta el ‘postconflicto’, para sellar y concretar todos esos acuerdos de compras.

Noticias recomendadas

Más noticias

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.