José Clopatofsky
José Clopatofsky

La independencia de MOTOR

El director de revista Motor, José Clopatofsky, habla sobre la independencia que tiene la publicación con respecto a sus listados de precios y los valores reales que se hacen efectivos en el mercado.

05:00 a.m. 23 de agosto del 2010

Uno de los temas más consultados de MOTOR, son las tablas de los precios de los vehículos, tanto nuevos como usados. Las hemos publicado sin interrupción desde hace casi 30 años y con el correr de 516 ejemplares de la revista han adquirido una aceptación y utilidad de suma importancia para tantos lectores que nos siguen, más de 1,2 millones por ejemplar.

Naturalmente, en la medida en que la gente las consulta y utiliza como referencia para sus negocios, especialmente en los precios de los usados, no faltan quienes se sienten molestos porque sus carros de segunda mano siempre bajan de valor cuando se actualiza la información y nos escriben, ocasionalmente, quejándose por un fenómeno que MOTOR no genera -pues los precios los pone el mercado- sino que lo interpreta y publica, claro, con sus propios criterios y averiguaciones.

Sabemos que estamos expuestos a esas interpretaciones, propias de quienes sienten que el valor de su vehículo se va deteriorando paulatinamente y, en los últimos años, de una manera más acelerada debido a muchos fenómenos que hemos explicado.

Un ciudadano, a quien no conocemos en esta Casa Editorial, interpuso ante la Superintendencia de Industria y Comercio una petición para que se revisara la "legalidad de la publicación de las listas por considerarlas contrarias a la libre competencia".

La Superintendencia estimó oportuno investigar y para tal efecto hizo las pesquisas necesarias. Consultó las tablas de las aseguradoras que publica Fasecolda y se entrevistó con las directivas de MOTOR para saber de qué forma se hacía este procedimiento y cuáles podrían ser los supuestos vínculos que podríamos tener con algunos agentes del mercado para generarles favorabilidades.

MOTOR explicó claramente que esas listas son un producto informativo de su propia cosecha, fruto del conocimiento que tiene del mercado y de su larga experiencia en el sector, mucho más antigua que la de la gran mayoría de compañías y negocios que operan en el medio. Pudieron conocer diáfanamente la independencia que en la CEET rige entre las relaciones comerciales y las periodísticas y la política con la cual se genera esa información que solo pretende darles a los lectores una orientación sobre precios, para su uso voluntario y que en nada nos compromete.

Finalmente, cuando la Superintendencia surtió todos sus trámites concluyó que las listas que maneja MOTOR no son las mismas que usan los negocios de compraventa de usados, lo cual prueba que nuestros valores son una referencia independiente.

También dice que "el uso de precios de referencia no constituye, en abstracto, una práctica restrictiva de la competencia, siempre y cuando se mantenga la libertad de fijación de precios por cada uno de los competidores".

Más adelante, en el mismo documento, cita: "El uso de listas de precios de referencia no constituye, en abstracto, una práctica comercial restrictiva. No se encontró evidencia de que los concesionarios indagados no tuvieran una autonomía e independencia respecto de la Revista Motor, en cuanto a la toma de decisiones sobre sus precios".

El cierre es muy claro: "La resolución 24874 del 13 de mayo de 2010 resolvió archivar la averiguación preliminar por no encontrar elementos suficientes que dieran mérito para abrir una investigación formal, por cuanto no se pudo determinar, al menos preliminarmente, que la Revista Motor ejerciera una presión sobre los concesionarios para la fijación de sus precios, ni tampoco encontró evidencia de un posible acuerdo para la fijación indirecta de precios entre dichos concesionarios.

Finalmente, es preciso manifestar que dentro de los elementos probatorios que obran en el expediente, no existe evidencia alguna de que la Revista Motor tuviera un móvil particular para falsear la información que publica, para disciplinar los precios a su gusto, o para facilitar con las listas por ella publicadas una conducta ilegal o colusoria".

Nos parece muy importante distraer el tiempo de los lectores de esta columna con el tema, pero pensamos que para muchos es la reafirmación sobre el concepto que tienen de la independencia y objetividad de MOTOR.

Y también sirve para despejar dudas y percepciones equivocadas que también mucha gente se puede formar al respecto de este contenido de la revista, que, precisamente por cuanto afirma la Superintendencia de manera independiente y legal, se ha convertido en una útil y apreciada herramienta de trabajo y negocios en la compraventa de vehículos.

Nos complace poderles transmitir este parte y nos reafirma en nuestros procedimientos de trabajo para realizar las listas, con los inevitables errores o imprecisiones entre los miles de referencias que cubrimos y que siempre estamos atentos a revisar.

Gracias a todos ustedes por confiar en nuestra información y al ciudadano que puso la queja pues nos dio esta gran oportunidad de ser escrutados con los resultados citados.

---

"NO EXISTE EVIDENCIA alguna de que la Revista Motor tuviera un móvil particular para falsear la información que publica, para disciplinar los precios a su gusto, o para facilitar con las listas por ella publicadas una conducta ilegal o colusoria".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.