José Clopatofsky
José Clopatofsky

Leer los números

“En febrero, aunque la cifra sea enorme, se vendieron solo 40.994 motos, un 23.5 por ciento menos que en el mes de referencia 2016".

11:26 a.m. 07 de marzo del 2017

Al cierre de cada mes, Fenalco y la Andi se pelean por entregar de primera mano las cifras de las ventas de vehículos que, desde cuando el RUNT se consolidó como una base estadística real ya que reporta las matrículas registradas, son ahora un termómetro inmediato de cómo van las cosas, con números efectivos y no con apreciaciones entregadas por cada marca que no se podían validar en el pasado.

Placa entregada significa aparato vendido.

Esas cifras nos dicen que los colombianos estamos vaciados. No en la ruina, pero sí más pobres, y que el cambio de carro no se puede atender fácilmente cuando el cinturón está un punto más atrás. En febrero se vendieron 17.931 vehículos, 2.347 menos que en el mismo mes del año pasado, y la curva indica que el año no va a mostrar recuperaciones y se perderá más del 10 por ciento de clientes. Una visión optimista dice que el segundo semestre será más favorable y que el resultado debe ser similar en ventas al del 2016. No sería fatal, pero no crecer es malo.

Los autos están más caros por el dólar, los intereses para comprar plata no son estimulantes y las grandes marcas que tienen la posibilidad de empujar sus ventas con atractivas promociones y precios al ras con los costos muestran descensos importantes en sus ventas. Chevrolet, Renault y Kia bajaron el 19, 11.9 y 20.5 por ciento, respectivamente.

Pero si de aplicarle el termómetro a la enfermedad se trata, este dato es más indicativo del mal momento de la economía doméstica, pues los compradores de motos van en caída libre. En febrero, aunque la cifra sea enorme, se vendieron solo 40.994, un 23.5 por ciento menos que en el mes de referencia 2016, y el año va en 81.908, abajo un 15.8 por ciento. Siendo la moto básica un vehículo popular y de trabajo, que en una enorme mayoría afecta el componente demográfico de las ventas, quiere decir que el apretón es muy rudo para esos compatriotas para quienes un aparato de estos es su sustento o su alternativa de transporte.

Quizás sirva como paliativo la escandalosa cifra que publicamos hace dos semanas, que indica que cada año el Ministerio del Transporte expide cerca de ¡580.000! pases de moto, que reflejan que hay mucho movimiento de usadas, por lo cual esa población en dos ruedas sigue en aumento. Como es creciente la inatendida responsabilidad del célebre Ministerio, que deja que funcionen escuelas sin requisitos, sin instructores suficientes, sin controles, entregando pases contra el recibo de la luz. Pero eso ya es algo que parece no tener remedio, aunque la Agencia de Seguridad Vial prometió un “cambio radical” en el escenario. Que si se ha dado, hasta el momento solo ha sido en la efectiva colocación política de esta nueva plataforma burocrática.

Pero volvamos a algunos datos curiosos del RUNT, a febrero pasado. Por ejemplo:

- La venta de taxis es un 6.3 por ciento menor.

- Se matricularon apenas cinco tractomulas en lo que va del año. Luego, ¿cuántas sobran o están ‘gemeleadas’ fraudulentamente y ya sabemos por quienes? Curiosamente, señalan a personajes que hace un año gobernaban en el país orquestando un paro de transportadores y fungían de mártires.

- Los pick-ups y las SUV son el único segmento que mejora, pero tímidamente.

- Bogotá sigue siendo el eje del mercado de vehículos, sin contar motos, con un 34.6 por ciento de los registros del año. Pero su recaudo se ve inflado porque muchos carros de la costa tienen placas de la capital, pues eso les da mayor valor de reventa.

- Luego de Bogotá, Cali, Medellín, Envigado, Barranquilla y Pereira son las secretarías que más placas tramitan.

- ¿Cuál es la séptima? Funza, municipio de las afueras de Bogotá. Esto, junto con los datos de Envigado –cuarto del país–, indica que la gente huye de las oficinas de las grandes ciudades y encuentra más atractivos y facilidades en las periferias. Igual pasa con Turbaco, que se reparte la torta con Cartagena.

- Aunque los Chevrolet Spark y Sail cayeron un 16 por ciento en ventas, siguen siendo los modelos más aceptados, seguidos por el Kia Picanto y las variables de Renault, Logan, Sandero y Duster.

- En alta gama, BMW le va ganando por poco margen a Mercedes, gracias a las SUV. En proporción, los vehículos caros están menos afectados por el bajón.

- Kia es el primer importador del país y el tercero del ranking nacional general, detrás de Chevrolet y Renault, que se sigue acercando a la punta.

- Esto no es del RUNT, pues ahí es casi imposible cancelar una matrícula de algún vehículo desahuciado: pero las más de 100 motos inútiles de Tránsito de Bogotá, sin medios para arreglarlas por falta de plata, merecen una columna aparte bajo el rubro de pésima administración o previsión de la Secretaría de Movilidad.

- Parece surgir un remedio para los apagones de los semáforos: una granizada. Las últimas han dado para anuncios de que en el 2018, en Bogotá, habrá luces inteligentes, que están anunciadas hace más de 60 meses. ¿Cuántos inviernos nos faltan?

FRASE
“En febrero, aunque la cifra sea enorme, se vendieron solo 40.994 motos, un 23.5 por ciento menos que en el mes de referencia 2016, y el año va en 81.908, abajo un 15.8 por ciento. Siendo la moto básica un vehículo popular y de trabajo, quiere decir que el apretón es muy rudo para esos compatriotas para quienes un aparato de estos es su sustento o su alternativa de transporte”.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.