José Clopatofsky
José Clopatofsky

Un proyecto que merece más aire

El director de revista Motor, José Clopatofsky, comenta sobre las políticas que se deben tener en cuenta en materia de nuevas tecnologías limpias para que el país las asuma con seriedad y las aplique.

05:00 a.m. 27 de septiembre del 2010

Como ha sucedido en varios países del mundo, las normas técnicas que los gobiernos deben diseñar y aplicar para las homologaciones de los vehículos, que casi siempre determinan su diseño y fabricación, suelen provenir de otras fuentes diferentes a los propios organismos estatales cuya misión primordial es crearlas.

Así pasó con el proceso de la mejora del Acpm nacional, que requirió de una ley de la República, y sus consiguientes dos años de procesos legislativos, para obligar a Ecopetrol a modernizar el combustible diésel, cuando este punto debería haber sido una actividad primaria y obligatoria de su gestión.

Ahora, con el tema de las legislaciones que necesariamente deben amparar y promocionar las nuevos tecnologías limpias en vehículos, nuevamente el gobierno -el de antes y el de ahora- se ha quedado melancólicamente atrasado pues, salvo un permiso muy curioso que salió en la pasada administración del país para bajarles los gravámenes de aduana a algunos carros eléctricos de un particular, no hay el más mínimo asomo de alineamiento con vehículos eléctricos, híbridos o de cualquier tipo de motorizaciones que generen menos emisiones.

Afortunadamente, el movimiento político Mira, que es un juicioso miembro del parlamento, ha presentado un proyecto de ley (23 del 2010 en la Cámara) por medio del cual "se establecen medidas para la promoción e implementación de modos de transporte que incorporen tecnología de tracción eléctrica". Excelente iniciativa pues contempla las necesarias rebajas de los aranceles que no deberían ser superiores al 5%, obliga a que en las licitaciones oficiales de vehículos se haga una calificación preferente para los que ofrezcan este sistema de impulsión. También propone que en la renovación del parque automotor estatal se debe dar una evaluación superior a los autos eléctricos.

Además, establecería claramente el estatus de las bicicletas eléctricas que muchas autoridades no dejan transitar por las ciclorrutas o les exigen documentaciones que no corresponden a este tipo de vehículos.

Como dijimos, excelente todo, pero incompleto pues se refiere a una tecnología que hoy aún está distante, es sumamente costosa de implementar y no será universal en un futuro cercano de diez o más años. Los carros eléctricos requieren de muchas condiciones
para funcionar como las estaciones de recargas en sitios públicos, clientela dispuesta a vivir con sus limitaciones, financiaciones muy especiales que suplan el enorme costo de las baterías que duplican el precio del vehículo, reciclaje de las mismas, etc. Son todas cosas implementables pero que requieren del compromiso de gobiernos, municipalidades, empresas y, por supuesto, de usuarios que estén dispuestos a vivir con este nuevo motor en sus autos.

Por consiguiente un proyecto de ley como este, cargado de un buen voltaje de intenciones, debe contemplar también un régimen igual para los vehículos híbridos, que son de operación inmediata si los impuestos los hacen pagables. También tiene que revisar las condiciones de uso del gas vehicular que es una alternativa energética en funcionamiento, pero desestimulada por el gobierno con los precios y la cancelación o reducción de subsidios.

Asimismo, debería aterrizar las normas que pretenden implantar la gasolina con etanol al 85% en todo el país y que, según resoluciones del gobierno anterior, exige que todos los carros que lleguen tengan motores con un sistema de gestión inteligente que reconoce las mezclas de gasolina y alcohol, llamado Flex. Como se sabe, la red de distribución no existe y es bastante utópico que tuviera un cubrimiento nacional como para que esos autos se beneficiaran de esa tecnología, que no es tampoco una panacea ambiental por lo cual no ha sido adoptada universalmente ni todos los fabricantes de carros la contemplan.

Crear zonas o tipificar ciudades para E85, con favorabilidad en impuestos de IVA, rodamiento u otros, sería el comienzo lógico para esa nueva gasolina, que es imposible de usar en cualquiera de los motores actuales.

Los senadores Alexandra Moreno Piraquive, Manuel Virgüez, Carlos Alberto Baena y la representante Gloria Stella Díaz, todos del Mira, merecen reconocimiento y apoyo por su iniciativa pero sería una lástima que se quedaran solo en el primer capítulo de las normas que Colombia necesita para estar a tono con la tecnología
de vehículos y emisiones que rige en el resto del mundo avanzado.

Tiempo tienen para ajustarlo y mejorarlo y seguramente todos sus compañeros de comisiones verán con buenos ojos legislar para lograr un mejor medio ambiente por lo cual se debe enriquecer y sacar adelante como una gran ley marco ejemplar y estimulante de nuevos aires en los motores del país.

"SE DEBE APROVECHAR este proyecto para sacar adelante una gran ley marco ejemplar y estimulante para incorporar las últimas
tecnologías ambientales en los futuros vehículos del país".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.